Una Segunda con 22 dueños

El Celta vence in extremis al Tenerife y es el único conjunto de la zona alta que no falla, en una jornada donde se comprime la tabla por ambos lados.

A punto de alcanzar los 2/3 de competición en Segunda División, y a diferencia de las últimas temporadas, la tradición, lejos de cumplirse, se obstina en llevarnos la contraria. El grupo de conjuntos que opta por los puestos de privilegio que dan acceso al ascenso directo y al play off de promoción, así como el que trata de eludir el descenso, se comprime y, actualmente, ningún equipo se distancia positiva o negativamente en la tabla clasificatoria. Salvando el caso de la Ponferradina, que con su empate sin goles en El Toralín ante el Granada queda a seis puntos de la salvación, el resto de conjuntos situados entre la penúltima posición y la decimo quinta mantienen idéntica distancia, con distintas rachas de resultados que preven un sprint final de lo más apretado.

Así, el Nástic rascó un valioso empate en Vallecas (1-1), teniendo opciones hasta los minutos finales de alzarse con la victoria. Idéntico resultado registró el Albacete-Recreativo, que condena a ambos al estancamiento en la zona de peligro. El Salamanca, con el estreno de nuevo entrenador, rompió su negativa racha de diez derrotas consecutivas, pero no pasó del empate a uno ante el Huesca. Finalmente, la UD Las Palmas consiguió salvar una igualada a dos con el sorprendente Villarreal B, a pesar de quedarse con diez en la primera parte, por expulsión del medio centro Lequi, y tras ver como los castellonenses le daban la vuelta al marcador.

Por la zona alta, el miedo preside el ritmo de competición de los destacados. Únicamente el Celta fue capaz de alzarse con la victoria (1-0), lo que le permite ostentar el liderato esta semana, tras pasar muchísimos apuros y conseguir perforar la portería del Tenerife gracias a un tanto de Michu en el tiempo de descuento. Los de Tapia, a pesar de este golpe, mantienen una evidente progresión de juego, lo que les permitirá abandonar, por primera vez en muchas jornadas, las posiciones de descenso sin vencen este viernes al Xerez en el Heliodoro. Precisamente, el cuadro jerezano pierde fuelle y cae hasta la séptima posición tras su inesperada derrota en Chapín contra el Córdoba (1-3).

Luna se aplicó en defensa, pero no puedo evitar la derrota del Tenerife en Vigo

Este resultado permitió al conjunto celeste conservar una relativamente cómoda distancia con el tercer clasificado, el Betis, que desde su brillante eliminación por parte del Barcelona en la Copa del Rey, ha entrado en una dinámica negativa de juego y resultados en la competición liguera. Su derrota en Valladolid (1-0) ahonda en la crisis verdiblanca, mientras que permite a los pucelanos distanciarse de la zona de descenso, mirando con cierta ambición las posiciones de play off. Ese grupo lo cierra el Cartagena, tras vencer por la mínima al Numancia, mientras que Girona y Elche pujan con solvencia por ser los nuevos detentadores de alguna de las plazas que permitan optar, por el sistema de eliminatorias directas, al ascenso a la máxima categoría. Mientras que los catalanes se deshicieron con solvencia de un Alcorcón que demuestra fortaleza como local pero se diluye lejos de Madrid, el Elche consiguió darle la vuelta al marcador y vencer con apuros a un siempre correoso Barcelona B. En ese encuentro el delantero del conjunto ilicitano Linares fue expulsado por una durísima entrada al defensa blaugrana Montoya y, a su vez, se lesionó de gravedad, confirmándose una rotura de rodilla que le hará perderse el resto de esta emocionante temporada.

Anuncios

Heliópolis fracasa en sus afanes de conquista

El conjunto verdiblanco vuelve a fallar lejos de Sevilla, mientras que Celta y Rayo continúan su consolidación en cabeza. En la zona baja, el Tenerife reacciona en juego pero no en resultados.

La Segunda División es una categoría apasionante. Sin la apisonadora bipartidista que impera en la máxima categoría del fútbol español, los conjuntos de la división de plata muestran sus armas sin tapujos, independientemente del rival que les toque en suerte. Así en el comienzo de la segunda vuelta del Campeonato, este fin de semana, algunos equipos de la zona media, con pretensiones de alcanzar la nobleza de los play off, dieron guerra de la buena.

El Granada demostró que Los Cármenes es una plaza prácticamente inaccesible. Es cierto que el Betis no está dando la cara en sus últimos desplazamientos, pero el 3-0 final demostró que los granadinos asientan sus serias esperanzas de jugar el play off de ascenso en función de sus resultados como locales. Se aprovechó eficazmente de este resultado el Rayo Vallecano, que no falló en Soria, y empató en cabeza con los blanquiverdes. Mientras, el Celta de Vigo no pasó del empate en el Mini Estadi y sigue al acecho de los dos puestos de ascenso directo, a tan solo dos puntos de béticos y rayistas.

Si nada cambia profundamente en esta segunda vuelta, parece claro que estos tres conjuntos lucharán por esas dos plazas de privilegio, ya que el cuarto clasificado, el Xerez, se encuentra a once puntos de la zona dorada. El dignísimo papel de los filiales (Villarreal B y Barcelona B) ha ampliado la zona de play off hasta la octava plaza, ya que ambos se encuentran actualmente entre los seis primeros clasificados. Los amarillos, que tumbaron al líder la jornada anterior, esta semana se deshicieron con facilidad de un recién descendido, el Real Valladolid, que a pesar del cambio de entrenador sigue en caída libre, más en juego aún que en resultados, y ya se encuentra a tres puntos de la zona de descenso.

Nino marcó dos goles que oxigenan a un Tenerife en la UVI

Pero si emocionante está la carrera de fondo por ascender a Primera División, no podemos perder de vista los condicionantes que se están manejando en la zona baja de la tabla. Gimnástic y UD Las Palmas trabaron un empate sin goles en Tarragona que a ninguno sirve, sobre todo por el juego desplegado por ambos conjuntos, sin atisbo de mejoría ni raza que los convierta en candidatos firmes a abandonar la zona baja de la tabla. Los mismo se puede afirmar de un Recreativo que, tras su igualada con un Elche que se empeña en estar permanentemente en tierra de nadie, vuelve a perder el brío de hace seis jornadas y coquetea nuevamente con la zona caliente. La Ponferradina pinchó en Huesca y el Albacete en Alcorcón, abriendo una pequeña brecha que cada jornada desangra más sus mutuas posibilidades de salvación. Cierra la tabla un Tenerife que, desde la llegada de Antonio Tapia al banquillo, da cal y arena por igual número de paladas: dos partidos en casa, dos empates; cinco goles a favor (no había marcado más de uno por encuentro como local en toda la temporada), pero cinco en contra. Ayer, tuvo una primera media parte de ensueño, poniéndose por delante en el electrónico, pero se cortocircuito para permitir tres goles sencillos y ver como Aragoneses se marchaba con roja directa. Ese mismo Hyde fue capaz de regresar al traje de Jeckyll y, gracias a un siempre combativo y heróico Nino, empatar el encuentro en tiempo de prologanción, para desesperación de Agné y sus gerundenses.