Alta fidelidad nacional

Hasta que comenzó el siglo XXI, Joaquín Sabina coronó una intensa batalla que se despertó a finales de la transición en base al reinado de la palabra nueva, de la conexión con un público que reclamaba derribar las margaritas y los paseos a la orilla de la playa, el pasteleo cargado de azúcar blanca. Fue una batalla limpia, sin ganadores ni perdedores, pero en la que el de Úbeda, con un pop rock sincero, entre lo urbano macarrilla y el verso romántico de una sociedad con cada día más condimentos en la paleta, triunfó sin mancharse las manos. Ahí sigue, reinando en los estadios y plazas, con miles de nostálgicos escuchándole repetir lo que, con sus rimas y ritmos, ya hicieron símbolos de otra índole y temporada. Los tiempos estuvieron detenidos desde que el 20 de noviembre del 75 la inmensa mayoría sonrió para sus adentros hasta que los herederos de esa fecha regresaron vestidos de centralistas europeos y nos sacaron de un letargo para el que no se había inventado cloroformo invertido.

Los vinilos se sustituyeron por CD; éstos lucharon a brazo partido contra el laser disc, contra el vinilo nuevamente mientras, a su vez, aplastaba el cassette sin remilgos y, cuando la victoria parecía definitiva, el mundo varió sin pausa hacia soportes insoportables para el no adaptable. Los músicos patrios comprobaron como su comodidad, en base de royaltys y discos de oro con sólo toser un nuevo single, se evaporaba, y una realidad en forma de archivos que vienen y van, que crean y comparten artistas y sonidos salidos de bares y discotecas de provincias, jugaban la misma partida que sus respectivas consagraciones.

En primera posición, el asturiano Nacho Vegas, que acaba de publicar “La zona sucia”. El antiguo componente de Manta Ray, símbolo del indie nacional, acaba de entrar en el número tres de la lista de ventas española, lo que da buena cuenta de los inevitables cambios de formato a la hora de consumir música. Ni la ley antidescargas, ni spotify y su buenrrollismo melódico, ni mucho menos emule y sus amigos compartiendo lo bueno y lo malo, definen lo que el público demanda. Cada día más, la música está a pie de calle, y se comparte como un secreto juglar, cerquita del oído. Esto se comprueba con la magnífica acogida de un cantautor hispano-palestino que, hasta ayer, escuchaba en primera fila a Ismael Serrano soñando escribir media estrofa a la altura del vallecano sin, hasta ese momento, haber acariciado una guitarra:

Pero hay más, hay tantos que todavía están lejos de abarrotar Las Ventas y, aún así, están todos los fines de semana contando historias imprescindibles a lo largo y ancho de la geografía nacional. En realidad, no son anónimos. Hay oídos fieles que están pendientes en cada ciudad, en las localidades con salas que abren sus puertas a los que algo tienen que contar y decir, a la visita de esa hornada bien tostada de poetas con instrumento que han formado una nueva generación consciente de la trascendencia de poner ritmo al descontento popular. De vez en cuando se unen para revivir la nostalgia de los comprometidos recitales de otras luchas, de otras reivindicaciones, pero independientemente de eso, cantan alto contra las mismas injusticias, recordando que seguimos padeciendo un mundo en el que el sufrimiento y el dolor se ejecutan desde las mismas manos que alivian un dolor sanable. En el caso del Estado español, el virus se encuentra a lo largo y ancho de nuestro territorio, inoculado a la vez que el antidoto se ha venido guardando celosamente lejos de manos dignas. El mal es el mismo, y contra él se grita en todas las lenguas nacionales, como con tanta sensibilidad demuestra Pau Alabajos:

En definitiva, hay una generación que no sueña con ser el primero de los no sé cuantos principales, sino contar, en clave política, romántica, íntima o tragicómica qué ocurre a nuestro alrededor. Existen más allá de los canales musicales tradicionales, y queremos compartir algunos más para que, cuando pasen por sus respectivos municipios, estén prestos a darles una inolvidable oportunidad:

Anuncios

La ‘playlist’ perfecta (de temas políticos) de Nacho Vegas

Los constantes y activos compañeros de http://nachovegas.blogspot.com/ han recogido una playlist sugente y muy completa de temas políticos elegidos por Nacho Vegas en la revista Rolling Stones, y nos gustaría compartir con ustedes este listado, por su contenido y por su apertura de nuevo conocimiento musical e intelectual para todos nosotros:

1. Un tempu meyor, de Llan de Cubel: “Porque es preciosa, porque canta Xel Pereda y porque sonó el pasado 29 de septiembre al término de la manifestación que convocaron en Xixón los sindicatos minoritarios, y a la que acudimos algunos de los que creemos en la protesta como primera medida a tomar ante los abusos de poder”.

2. Hopelessly devoted to them, de The Housemartins: “Cristianos de base y socialistas, los Housemartins retrataron en esta y otras canciones las miserias de la clase trabajadora británica durante la siniestra era Thatcher. Y lo que dicen sirve igualmente ahora, también a nivel global: desesperadamente sometidos a los mercados”.

3. Coplas de un iconoclasta enamorado, de Vainica Doble: “¡Puro feminismo libertario!”.

4. I now someone who knows someone who knows Alan McGee quite well, de The Pooh Sticks: “Antes de que Alan McGee se hiciera multimillonario este grupo galés escribió un tema burlándose del estatus del fundador de Creation. Yo la tengo en un flexidisc editado de forma conjunta con el fanzine Woosh!, un referente en la escena británica de aquel momento”.

5. El quinto regimiento, de Lila Downs: “Una canción de la Guerra Civil reinterpretada por la nueva gran dama de la canción mexicana. No está de más recordarla hoy que los nostálgicos del franquismo tienen tanto poder como siempre y están más orgullosos que nunca”.

6. TV, Patrullero Mancuso: “Esta maravilla de canción habla del miedo como arma del poder y de la rebelión como antídoto. Bueno, eso me parece a mí”.

7. French disko, de Stereolab: “Una declaración de principios de la única banda que ha sabido conjugar pop, kraut rock y marxismo: aunque este mundo sea un lugar absurdo para vivir, ello no debe implicar una retirada total. Y en el estribillo cantan: ‘La Resistance!”.

8. Gente abollada, de Surfin’ Bichos: “Una canción tremenda sobre la insatisfacción vital, o una especie de descripción de lo que sería el Apocalipsis poscapitalista”.

9. Ochobre 1934, de Intolerance: “Este single de 7” autoeditado lo vendía el propio grupo en mano, por 400 pesetas [menos de tres euros], hace cosa de 18 años. Sus conciertos eran una explosión incontenible de hardcore hiperacelerado y actitud comprometida. En este tema rinden homenaje a la Revolución de Octubre de 1934, cuando se llegó a proclamar la República Socialista Asturiana y se luchó contra la amenaza del fascismo hasta las últimas consecuencias”.

10. Dear God, I hate myself, de Xiu Xiu: “El videoclip de esta canción es buenísimo, y propongo como acción directa colar su proyección en la próxima reunión de la CEOE”.