Hablar por vejar

Letra MurgaSi nos tropezamos con otro individuo por la calle y, sin mediar torceduras humanas, éste nos inquiere en cuanto a su parecer con respecto a nuestros andares, sin dires ni diretes, no sólo en cuanto a la cercanía con el borde de la acera sino más bien respecto a supuesta grasa que podemos ir deponiendo pasito tum tum, pasito tum, nuestra reacción dificilmente puede encuadrarse en una soportable levedad del estar. Por el contrario, si otro bípedo rumiante aborda esa pausa cafetera que todos debemos otorgarnos para seguir combustionando el camino de vuelta y solicita hurtarnos una porción de paciencia con el objeto de compartir, vayamos a no saber de antemano porqué inquisitoria razón, aquella semblanza que ha formado de nosotros a razón de cuestiones de índole más o menos pública que conoce, no debería quedarnos más remedio que asentir, disentir, o ignorar. Y ahí no puede más que finiquitarse el libreto de turno.

Sirva esta imprecisa comparativa para encuadrar el texto que nos encabeza. El Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, fiesta calificada de interés turístico internacional desde hace más de cuatro décadas y considerada una de las más vivarachas del orbe en los períodos de carnestolendas, cuenta con un período de singular expectación por parte del público local, protagonizado por las agrupaciones de murgas locales. Éstas, formadas por la sociedad civil, compiten en un concurso que rebosa de expectación pública y, por tanto, congrega a miles de tinefeños en directo y a través de los medios de comunicación, por ser las más valoradas no tanto por sus fantasías textiles (que también) sino por lo punzante de sus letras, que pretenden realizar un repaso de cabo a rabo de aquellas cuestiones que preocupan al ciudadano insular.

Letra Murga2  El golpeteo a la masa política local, así como las habituales sornas a los vecinos de la ínsula grancanaria, suelen protagonizar las rimas de estas agrupaciones, algunas con más punzamiento en la ironía carcajeante, todas ellas rayando el humor con el dolor. Pero tras leer ese encabezado que hoy les traemos a término, es sencillo comprobar que, en algunas ocasiones, la ironía se despeña antes incluso de asomar el borde de la mofa. Puede resultar más que posible que el ritmo de las sociedades se encuentre desacompasado de ciertas tradiciones, y lo que antes se reía, más tarde se encajaba, algo después se perdonaba y, no se sabe exactamente en qué borde temporal, se rechace. Y es que la letra de cabecera corresponde a una de las melodías incluidas en el libreto de este año por parte de la Afilarmónica Ni Fu-Ni Fa, murga decana del carnaval chicharrero, eliminada por parte de la agrupación tinerfeña tras la recomendación de un concejal del consistorio capitalino de autocensurar, con mucha delicadeza, esta intervención por su contenido homófobo.

Inicialmente, la reacción del grupo murguero giró en la autodefensa, mezclando en períodos especialmente delicados en cuanto a esta realidad, la libertad de expresión, con su encarnizada confianza en que la murga y su voz supone una especie de voz popular que no puede ni debe ser acallada. En efecto, resulta sospechosamente irónica que estas agrupaciones, con cuentan con un favor popular notable en la medida de los miles de individuos que se dan cita en sus concursos anuales, se erijan en exquisita prolongación de las inquietudes ciudadanas, ajenas a la censura, mientras se dejan abrazar por los prebostes políticos insulares, de todo signo político, como eventos consolidados y armónicos. El local de ensayo del murguero siempre acoge a la víctima institucional de sus partituras sin rubor, besando y abrazando al supuesto contrincante. A partir de ahí, la rima les permite sortear determinadas igualdades, consonando broma con sorna, risa con maledicencia.

Letra Murga3Esta letra difícilmente soporta el equilibrio entre la transgresión de las fiestas carnavaleras y el dolor sin gracia que se puede llegar a inflingir a miles de personas que asimilan con más dureza de la que la legislación contempla su condición sexual, asumida ésta al ritmo que marca el biorritmo individual y que no debe soportar prisas repugnantes por un colectivo sin rostro que lo utilice como caballo de mofa. Pero ese motivo no es el que ha llevado a Ni Fu-Ni Fa a renegar de su obra musical, quienes desde un principio han afirmado la inocuidad de su letra, conminada ésta a sobrevivir en el supuesto paréntesis carnavalero que deja de lado el equilibrio entre la diversión y el entorno. Libertad de expresión es aquél principio que, aquí también, se ha enarbolado por sus dirigentes para enfrentar su más que probable torpeza al intentar hacer reir fuera de temporada, lejos de la realidad social a la que pretenden utilizar como escudo humano para defender el caparazón de su estructura vocera popular. Hasta que el debate público, iniciado con la solicitud (siempre rogatoria, nunca inquisitiva) del anteriormente mencionado concejal socialista, les ha llevado a reconsiderar su posición.

Letra Murga4Florentino Guzmán (PSOE), alegría en alto como se puede divisar en una instantánea publicada en su cuenta de Twitter en la reunión con los letristas de la murga objeto de la polémica, parece dejar caer en saco roto sus supuestas buenas intenciones cuando aprovecha políticamente la controversia para liderar el desenlace de esta situación. Finalmente, como es costumbre, pueblo y política, ciudadano y concejal, son parte de un todo que se encuentra en febrero para decir y escuchar con una sonrisa tan temporal como inocua. En esta ocasión, el límite de la sorna aplacó la sonrisa del payazo murguero por unas jornadas. Pero viendo el espectáculo binómico que se forma entre ambas realidades cada año con total naturalidad, y la que se ha llegado a engendrar en despachos tan poco lucidos como el de esta instantánea, mejor esperar a la reprobación de una de las partes. La libertad de expresión tiene límite en la ley que la ciudadanía se otorga en cada momento de la Historia, pero el verdadero espacio de entendimiento entre personas que comparten un grupo social cierra filas ante la intolerancia mucho más rápido, o al menos de manera más eficaz, que la poca engrasada máquina del ordenamiento jurídico: La Ni Fu-Ni Fa no tendrá oportunidad de recibir, si así ocurriera, la respuesta reprobatoria ante una letra que ni hace gracia, ni es de este tiempo. En lugar de criticar, esto es hablar por vejar.

Anuncios

La guerra del petróleo canario (II)

Imagen de hoy, a poco de haber sido aprobado el Real Decreto por el que se autoriza a la compañía privada Repsol a comenzar las prospecciones petrolíferas necesarias para buscar y extraer el crudo que se encuentre en el subsuelo marino existente en aguas territoriales de Canarias. Como pueden comprobar, el almuerzo-conferencia (organizado por Nueva Economía Forum) que se celebra está patrocinado, casualmente, por la empresa beneficiaria de dicha concesión y a quien se agasaja, con nombre y apellidos, es al ministro canario José Manuel Soria, de quien se pensó que su nombramiento reposaba en el supuesto conocimiento del sector turístico pero de quien se va comprobando que tira más por la primera de las carteras acumuladas.

El ex vicepresidente del gobierno autonómico ha sido indiscutible protagonista de la aceleración de este proceso que parece no tener marcha atrás. Lo que ha consistido en una rumorología intermitente durante los últimos años en el archipiélago ha encajado todas sus piezas en un abrir y cerrar de ojos, y todo por el camino de la sordera social. Dicen que tras esta velocidad rotunda a la hora de abrir la veda del negro barril se aprecia un ánimo vengativo contra el ejecutivo autonómico presidido por Paulino Rivero (Coalición Canaria); Soria no disimula su rencor por la ruptura del pacto de gobernabilidad que sustentaba con los nacionalistas en la anterior legislatura para ver como las huestes del paulinato reiteraban su manida estrategia de abrazar al gobierno central, en ese momento en manos socialdemócratas, con el propósito de arañar una relación más sensible para con la Comunidad Autónoma. Esa quiebra de empatía personal y política se agudizó tras las pasadas elecciones locales y autonómicas, en las que el Partido Popular, con el ahora ministro como cabeza de lista, obtuvo la mayoría simple pero sufrió un pacto en cascada entre socialistas y regionalistas para desbancar a la formación conservadora en todas aquellas instituciones en que no gozara de representatividad absoluta.

Esta guerra abierta no para de disparar mensajes envenenados; unos, los que provienen del Ejecutivo central, justifican con argumentos de lo más variopintos la conveniencia y oportunidad del proceso extractivo inmediato, mientras que los emitidos por el entorno del Gobierno de Canarias insisten en la irremediable destrucción del entorno con esta decisión y, por tanto, el riesgo inmediato de ver deteriorada, implacablemente, la principal industria del archipiélago, el turismo. En ese sentido, algunos turoperadores poderosos, como el alemán TUI, ya han advertido su huida inmediata de Canarias en caso de que la industria petrolera pose sus plataformas extractivas a vista de las playas del noreste de Fuerteventura y Lanzarote, algunas dentro de las más valoradas a nivel europeo. Petróleo y turismo no son buenos compañeros de viaje, advierten expertos en la materia, mientras el ministro Soria utiliza argumentos ciertamente exóticos para desterrar esta afirmación, asegurando que en paraísos de sol y playa, como Brasil, ese paisaje está más que asimilado y ambas industrias no se han resentido en sus expectativas económicas. Sea como fuere, resulta incomprensible la estrategia del gobierno canario, no caracterizada precisamente por el respeto al medio ambiente (puertos de Granadilla y Arinaga, tendidos eléctricos aéreos, inexistencia de una apuesta por economías sostenibles y energías renovables, etc.), y que se viene empeñando en los últimos días en hacer las paces con aquellas entidades no gubernamentales que han sido opositores tradicionales de la política autonómica, desentendida con el entorno y víctima de masivas movilizaciones ciudadanas por algunas decisiones controvertidas, con tufillo a interés particular en las mismas. Sin ir más lejos, Paulino Rivero se ha reunido en estos días con responsables de Greenpeace para acordar estrategías comunes a la hora de paralizar el proceso petrolero que resulta inminente, y es todo tan sospechoso. En primer lugar, porque resulta difícil creer que organizaciones con un recorrido en la defensa del ecosistema tan abundante se dejen utilizar de manera notoriamente burda y, para finalizar, porque no se disimula que en la pataleta autonómica hay intereses que nada tienen que ver con el amor a la naturaleza.

Con dos mil millones de barriles por banda, cien mil millones de dólares a toda vela, el crudo depositado en las profundidades norteafricanas no van a reposar su inevitable futuro de refino por mucho tiempo. Se estima que con esa tasación mínima de reservas (que podría aumentar cuando comience la actividad de extracción y añadir bolsas de gas a la cesta de la compra), España cubriría el 10% de sus necesidades diarias de abastecimiento. Lo que queda por sufrir supone el torpedeo de cinismo, demagogia y mascarada para dilucidar quien obtiene mayor rendimiento económico de la negra tarta. El propósito real del Gobierno de Canarias es retroceder el procedimiento reglamentario de concesión para disponer del tiempo suficiente que supone montar una especie de UTE petrolera, un consorcio que asegure rendimientos participativos a la Comunidad Autónoma, negocio de refino a la empresa CEPSA (sin capacidad tecnológica para afrontar las extracciones, pero con una refinería a pleno rendimiento ubicada en Tenerife) y pastel industrial a aquella corporación que se avenga a cumplir el papel de succionador oficial de las profundidades archipielágicas. Soria dice que no hay tiempo, que estamos ante un huevo del que pretenden paladear su cruda yema dos hambrientos comensales, y uno de ellos (Marruecos) ya ha untado el mendrugo; Rivero afirma que, mientras lidere el gobierno de las Islas, no emergerá ni un barril de las profundidades canarias. La negra historia reserva nuevas entregas.

Reflexión a toro pasado, torturado, mutilado y asesinado

El concurso de murgas del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife es una tradición, un festejo histórico y arraigado, que produce simpatizantes, admiradores, fanáticos… e indiferentes. Quizás sus letras, eminentemente inspiradas en asuntos de actualidad local, no provoquen más allá de las Islas Canarias la gracia y simpatía que en la capital chicharrera significa pasión por esa etapa de las carnestolendas. Algo similar sucede con las populares chirigotas gaditanas, en busca de la rima precisa y punzante que produzca diversión a la vez que introduce, con resbaladizo dulce juglar, unas cuantas reflexiones a ritmo de colorido cornetín. Frente a estas representaciones centenarias se encontrarán auténticos devotos, tibios admiradores y distanciados insensibles a esa inocente expresión de la diversión humana. Lo que resultaría difícil encontrarse es un enemigo de la gracia inofensiva ajena, una turba de fieros opositores al disfraz multicolor y las carcajadas a mandíbula batiente. Tal vez una beligerante tomatina soleada pueda producir repelus alimenticio a cándidos hambrientos que ven, frente a su plato vacío, una injusticia en el destino de los víveres, que el racionamiento pasado les impida aplaudir el multitudinario paréntesis alegre vestido de rojo solanáceo; de igual manera, el común sentido de la conservación vital, de la integridad física, rechaza desde la prudente lejanía anastenarias y cucañas que mezclan reto y separan devoción. Simpatizantes, admiradores, fervorosos y comprometidos a un lado; del otro, desinteresados varios, desvinculados de la representación en cuestión. Nunca activistas defensores de la tristeza y el silencio social se vislumbran en el catálogo de actitudes reactivas frente a la diversión entre humanos. La alegría puede rodearse de grisácea envidia, pero la civilización desecha y expulsa el repudio a la inofensiva algarabía, a los paréntesis lúdicos multitudinarios.

Por civilizada desgracia, aún sobreviven décenas de reductos cromañoides a la sombra de Los Pirineos, localidades cimentadas en un brutalismo cerebral recto y descolorido. De entre todas las plazas que mancillan colectivamente su condición humana con fervor idiotizante, Tordesillas emerge y lidera el ranking de terrorífica Capital Deshumanizada. En estos comienzos de septiembre, sus moradores amantes de lo sanguinolento sitúan a un infeliz hervíboro, maldecido evolutivamente por una presencia de negrura feroz, de imponente astado bravo, con el objeto de darle desigual caza al remolino de acoso y derribo ecuestre y bípedo. Alzados con prehistóricas lanzas, punta de idem de su desarrollo tecnológico, acorralan al animal aterrorizado para perforarlo sin piedad, en busca de un golpe mortífero que alce al más cobarde de los torturadores al muy digno título local de rey de los torturadores cobardes. La notable resistencia física es otro de los injustos desatinos históricos del astado en su encuentro con la bestia bípeda ibérica, que remata su algarabía de rojo hemoglobina acuchillando, golpeando, mutilando y aplastando, vivo y sin colear, al abandonado toro entre las fauces caníbales de esos repugnantes que comparten espacio y tiempo con nosotros.

Cuentan los irresponsables aventureros que osan adentrarse por esas tierras bárbaras que los desalmados infantes corretean por sus medievales calles armados con lanzas plásticas, cultivando solemnemente su responsabilidad futura en el mantenimiento de la caverna a oscuras que supone Tordesillas. La localidad vallisoletana mantiene una dilatada experiencia en asuntos que tengan como protagonista la despiada crueldad antropomórfica: en los títulos de crédito del siglo XV fue sede del tratado del mismo nombre, protagonizado por los monarcas castellano-aragoneses y portugués. Dando los primeros pasos en la evolucionada cultura del cinismo político, acordaron, papa de Roma al acecho, repartirse a grandes rasgos el mundo, línea recta mediante, con el fin de no pelear más de la cuenta por tierras futuras y evitar derramientos de sangre ibérica y lusitana innecesarios. Fue esa rúbrica la primera condena a muerte imperial y católica de millones de indígenas americanos y esclavos africanos, oculta la tortura avariciosa bajo el codicioso manto de la evangelización. Sometimiento, violación y genocidio refinaron sus puntas afiladas desde la cavernícola Tordesillas.

Más allá de sus herméticas fronteras se ha desparramado, afortunadamente en pos de su supresión, lamentablemente en la herida que provoca presenciar la asquerosidad lúdica que enciende sus pasiones, la realidad de un foso oscuro en medio de la civilización. Su primaria manta plástica, atávica herramienta para ocultar la bajeza humana que preside esta putrefacta actividad carnicera, se ha disuelto y ha dejado al descubierto enseñamiento y masacre enfervorizada. Rujen sus huestes caballeras en busca de levantar nuevas murallas que protejan su elaborada ignorancia, pero ya es tarde, nada pueden frente a los artilugios electrónicos que dejan constancia aterradoramente visual de la podrida realidad tordesillana. Fuera de su aldea donde, el fuego y la sangre protagonizan el culmen de su evolución social, aún mantienen belicosos embajadores, algunos de ellos acaparadores de múltiples cartas credenciales, que dicen en privado lo que justifican o sortean en público. No hay excusas históricas ni perdones futuros. El Toro de la Vega es el callo doloroso en la construcción humana de esta nación; no es un tatuaje, sino un melanoma. Aquí no hay fiesta, aquí hay crueldad repugnante.

Quedar tercero no te convierte en filial

El término democracia se viene desgastando en un ritmo instántaneo, preso de bocas que justifican cualquier sonido, cualquier tono, arguyendo incansablemente cómo detentar la propiedad de tan inalcanzable aspiración ciudadana. La federación autonómica de IU Extremadura ha tomado con firmeza la necesidad de acercarse, con la mayor proximidad a su alcance, a la quimera de decidir, colectivamente, su destino como expresión política durante los próximos cuatro años. Efectivamente, las urnas le han otorgado nuevamente una presencia en forma de tres representantes dentro del Parlamento autonómico; a pesar de la insistencia de los grandes bloques corporativo-políticos en argumentar que la individualidad del voto irradia mensaje global de un electorado que es uno y trino, que la ausencia de mayorías absolutas es una advertencia espiritual de urnas que son como arcas de la alianza, como caliz de política eterna, lo único racionalmente inmutable y cierto se expresa en el recuento que equilibran esas normativas estadísticas asignatorias de voluntades por escaños. De éstos, IU Extremadura ha pasado a ostentar de cero a tres. La competición política ha querido, caprichosamente, que el eterno aspirante se convirtiera en llave del torneo electoral en liza; como aquel glorioso Tenerife que le sustrajo heróicamente dos trofeos ligueros al poderoso Real Madrid, de la misma manera que la ambición coruñesa se topó con guantes ché en forma de guardameta con alma de trotamundos.

El discurso preelectoral de la Dirección Federal de Izquierda Unida no calibró su propia capacidad de renovada movilización progresista. De este modo, asegurar firmemente que serían freno engrasado de cualquier aspiración de poder liberal que fueran capaces de detener se convirtió en un nuevo brindis gratuito a esa vía funesta de optar por convertirse en entretenido filial antes que en rabioso competidor. La coalición de izquierdas es precisamente éso, una suma de pensamientos, realidades y voluntades, que toma su legitimidad dialéctica y política de su diversidad y reflexión interna, de todo aquello que, entre sumas y restas, se ha ido tornando multiplicación, vivificando una promesa de cambio real entre un significativo segmento de la ciudadanía comprometida con la superación de estructuras condenadas como las que padecemos.

La decisión adoptada por el Consejo Político Regional de IU Extremadura es incontestablemente consecuente con lo propugnado a sus bases y a su electorado, los mismos que confiaron en la honestidad de la que han hecho gala abusando de sus herramientas de democracia interna. La vía sencilla, la que desde todos los frentes indignados que vienen iluminando calles y plazas de la geografía patria se critica y combate, hubiera consistido en la sumisa entrega, a modo de tierna comparsa, del inmenso botín que supone recuperar la confianza de un nada desdeñable segmento del electorado extremeño. Si el máximo órgano de decisión regional de la coalición ha preferido no sacar tajada de décenas de cargos políticos y de confianza en variopintas escalas de la maquinaria autonómica, si ha optado por no traspasar su apoyo a dos formas de entender la res publica tan alejada del ideario progresista y tener las manos libres para, eficazmente, sustentar la balanza de las grandes líneas de actuación de los poderes ejecutivo y legislativo extremeño, la crítica que salpica cualquier informativo visto, oído y escrito sólo puede haber sido lanzada desde la afinidad a los grandes intereses partidistas, más aún en tierra de implantación feudal de una marca y una manera de expresar el ideario socialdemócrata tan ibarrista, populachero y abrumador, presto permanentemente a azuzar la bandera de los miedos y terrores cavernícolas. Disfrazar la entrega de miles de esperanzas bajo el manto de un pacto de solidaria izquierda supondría la rendición absoluta a la justa ambición de abandonar la tercera plaza de este desequilibrado Campeonato histórico en el que Izquierda Unida debe recordar que se hace camino al andar. Con paciencia, con democracia interna y compromiso; con un inmaculado sello de auténtica conciencia de clase, con la comprensión de que la opinión de todos cuenta, y de que esas opiniones se están multiplicando, más aún si se cambian las cerraduras y se cierran los portalones en la cara de esas restas que, no obstante, dan la escalofriante sensación, invariablemente, de esconder un juego de llaves maestras bajo el falso ropaje encarnado.

El tercio de los sueños

Cumplidas las dos terceras partes de la competición, el cielo está al alcance de tres conjuntos, mientras que en el infierno se van dilucidando dos plazas fijas.

La competición en Segunda División ha llegado a esa etapa donde los aciertos y errores ya resultan definitivos, donde levantar la cabeza o cometer un traspiés provoca sensaciones inapelables de cara a la clasificación final. Los resultados que se han producido en esta jornada en lo que respecta a los conjuntos que sueñan con alcanzar la gloria del ascenso directo o evitar el descenso al infierno de Segunda B marcan el devenir de los próximos domingos con enfática trascendencia.

El grancanario Rubén Castro dio tres puntos vitales al Betis (0-1) en Montilivi, ante la revelación de la categoría, el Girona, y vuelve a colocar a los de Pepe Mel en el liderato de la competición, amén de haber supuesto un bálsamo de optimismo para los verdiblancos. Con la desesperada situación empresarial que vive el Rayo Vallecano, puesto en venta por su máximo accionista, la familia Ruiz-Mateos, y la distancia que mantiene con el quinto clasificado (ya que el Barcelona B ocupa la cuarta posición), los sevillanos tienen en su mano conservar las distancias que les llevarán en poco más de dos meses a Primera División.

Marc Bertrán no está rindiendo al nivel esperado, y el Tenerife lo sufre

Otro canario, el tinerfeño Ángel, marcó los dos goles del Elche que les permiten, provisionalmente, acceder a la zona de play off. Su victoria (2-1) ante el irregular Córdoba certifican la trayectoria ascendente ilicitana, y el potencial de su plantilla les hace ser un rival temible de cara al tramo final de competición. El filial blaugrana, por su parte, volvió a dar una exhibición de juego y goles (4-0) ante el Gimnástic, y alcanza una honorable cuarta posición.

El otro filial de la competición, el Villarreal, dio la sorpresa en Balaidos (0-1) y deja una jornada más a los gallegos fuera de las dos plazas de ascenso directo, si bien su situación es más plácida, por juego y estabilidad institucional, que la del Rayo Vallecano.

En la zona baja, Ponferradina y Albacete parecen empeñados en certificar sus respectivos descensos de categoría. En un partido a cara de perro, ambos conjuntos dieron la sensación de no poder aspirar más que a repartirse las dos últimas posiciones de la categoría, si bien el conjunto leonés puso el pundonor necesario para romper el empate que se vislumbraba (2-1), arrastrando a los albaceteños al pozo en lugar de dar muestras de resurrección futbolística.

La UD Las Palmas, con un gran Armiche, consiguió la victoria tras quince jornadas de sequía ante un buen Valladolid (2-0) y vuelve a encomendarse al pundonor de sus canteranos para intentar realizar la hombrada y salvar los muebles. El CD Tenerife, por su parte, cosechó su tercera derrota consecutiva (2-1) en Soria, y parece que el efecto Tapia se ha diluido definitivamente. No obstante, los rivales que se mantienen fuera de las cuatro posiciones de descenso continúan sin dar tampoco muestras de resurrección, lo que permite tanto a amarillos como a blanquiazules mantener un halo de esperanza, siempre y cuando consigan un mínimo de siete victorias en las trece fechas que restan para clausurar la competición.

Un Rayo preconcursal

Los madrileños se estrellan en Huesca y no levantan cabeza desde la quiebra del imperio Nueva Rumasa. El Betis despierta en resultados, no en juego, mientras el Celta mantiene el ritmo de cabeza. Por abajo, el Tenerife es el gran beneficiado de la jornada, mientras el Salamanca se enfanga.

El Rayo Vallecano ha perdido fuelle en las tres últimas jornadas. El anuncio de su entrada en concurso de acreedores, como otras nueve empresas del emporio Nueva Rumasa, ha afectado en lo anímico al conjunto madrileño, que salió vapuleado de su visita a El Alcoraz. El Huesca, poco acostumbrado a tanta cosecha goleadora, endosó cuatro a los rayistas y continúa manteniendo una prudente distancia con la zona de descenso.

De este modo, el Celta, con su victoria en Tarragona (1-2), comanda en solitario una jornada más la tabla clasificatoria, mientras que el Betis recupera buenas sensaciones de cara a adquirir una de las dos plazas que dan acceso directo a Primera División, tras deshacerse en la segunda parte del Albacete (2-0). Los hombres de Pepe Mel continúan en una crisis seria de juego, pero los goles de Roversio y Jorge Molina en el último cuarto de hora de partido, pueden suponer un reencuentro con las sensaciones positivas verdiblancas.

En la zona noble de play off continúa firme el Granada, que demuestra que el rival que pasa por Los Cármenes suele marcharse con la cabeza baja. Cinco goles recibió la UD Las Palmas que, a pesar de ponerse por delante en el marcador en la segunda mitad y ver como el conjunto andaluz se quedaba con diez, recibió cuatro tantos de manera ingenua. Los de Paco Jémez continúan exhibiendo carencias impropias de un conjunto de la categoría de plata y sólo la fortuna ha permitido que no duerman en posiciones de descenso.

Julio Álvarez fue protagonista en la victoria del CD Tenerife ante el Xerez

Destaca también en la zona alta la victoria del Girona en el feudo del Villarreal B, lo que permite a los catalanes alcanzar, por primera vez en la temporada, las posiciones de play off. Aunque el partido más atractivo de la jornada se disputó en Los Pajaritos, donde el Barcelona B derrotó por 4-6 al Numancia. el blaugrana Jonathan Soriano fue el jugador más destacado, al anotar los tres primeros goles visitantes.

En la zona baja lo más destacable fue la victoria del Tenerife ante el Xerez (2-1). El conjunto blanquiazul, respaldado la noche del viernes por más de dieciseis mil espectadores, consiguió su tecera victoria de la era Tapia, lo que posibilita que duerma fuera de puestos descenso por primera vez en esta temporada, mientras que los andaluces cosechan su tercera derrota consecutiva y abandonan la zona de ascenso. El Salamanca salió vapuleado de su viaje a Alcorcón y se entierra en los puestos que otorgan pasaporte a Segunda B, mientras que la Ponferradina, a pesar de su empate en Huelva (1-1), parece el más firme candidato a abandonar la categoría a final de temporada.

Una Segunda con 22 dueños

El Celta vence in extremis al Tenerife y es el único conjunto de la zona alta que no falla, en una jornada donde se comprime la tabla por ambos lados.

A punto de alcanzar los 2/3 de competición en Segunda División, y a diferencia de las últimas temporadas, la tradición, lejos de cumplirse, se obstina en llevarnos la contraria. El grupo de conjuntos que opta por los puestos de privilegio que dan acceso al ascenso directo y al play off de promoción, así como el que trata de eludir el descenso, se comprime y, actualmente, ningún equipo se distancia positiva o negativamente en la tabla clasificatoria. Salvando el caso de la Ponferradina, que con su empate sin goles en El Toralín ante el Granada queda a seis puntos de la salvación, el resto de conjuntos situados entre la penúltima posición y la decimo quinta mantienen idéntica distancia, con distintas rachas de resultados que preven un sprint final de lo más apretado.

Así, el Nástic rascó un valioso empate en Vallecas (1-1), teniendo opciones hasta los minutos finales de alzarse con la victoria. Idéntico resultado registró el Albacete-Recreativo, que condena a ambos al estancamiento en la zona de peligro. El Salamanca, con el estreno de nuevo entrenador, rompió su negativa racha de diez derrotas consecutivas, pero no pasó del empate a uno ante el Huesca. Finalmente, la UD Las Palmas consiguió salvar una igualada a dos con el sorprendente Villarreal B, a pesar de quedarse con diez en la primera parte, por expulsión del medio centro Lequi, y tras ver como los castellonenses le daban la vuelta al marcador.

Por la zona alta, el miedo preside el ritmo de competición de los destacados. Únicamente el Celta fue capaz de alzarse con la victoria (1-0), lo que le permite ostentar el liderato esta semana, tras pasar muchísimos apuros y conseguir perforar la portería del Tenerife gracias a un tanto de Michu en el tiempo de descuento. Los de Tapia, a pesar de este golpe, mantienen una evidente progresión de juego, lo que les permitirá abandonar, por primera vez en muchas jornadas, las posiciones de descenso sin vencen este viernes al Xerez en el Heliodoro. Precisamente, el cuadro jerezano pierde fuelle y cae hasta la séptima posición tras su inesperada derrota en Chapín contra el Córdoba (1-3).

Luna se aplicó en defensa, pero no puedo evitar la derrota del Tenerife en Vigo

Este resultado permitió al conjunto celeste conservar una relativamente cómoda distancia con el tercer clasificado, el Betis, que desde su brillante eliminación por parte del Barcelona en la Copa del Rey, ha entrado en una dinámica negativa de juego y resultados en la competición liguera. Su derrota en Valladolid (1-0) ahonda en la crisis verdiblanca, mientras que permite a los pucelanos distanciarse de la zona de descenso, mirando con cierta ambición las posiciones de play off. Ese grupo lo cierra el Cartagena, tras vencer por la mínima al Numancia, mientras que Girona y Elche pujan con solvencia por ser los nuevos detentadores de alguna de las plazas que permitan optar, por el sistema de eliminatorias directas, al ascenso a la máxima categoría. Mientras que los catalanes se deshicieron con solvencia de un Alcorcón que demuestra fortaleza como local pero se diluye lejos de Madrid, el Elche consiguió darle la vuelta al marcador y vencer con apuros a un siempre correoso Barcelona B. En ese encuentro el delantero del conjunto ilicitano Linares fue expulsado por una durísima entrada al defensa blaugrana Montoya y, a su vez, se lesionó de gravedad, confirmándose una rotura de rodilla que le hará perderse el resto de esta emocionante temporada.