Gruñe, que nada queda

Lechones1Cree la bestia que su conciencia para hacer padecer dolor, en realidad, no es más que otro síntoma de una supuesta superioridad, de procedencia divina o biológica que, en este caso, en absoluto importa. La única particularidad estriba, al menos en las sociedades que se visten de etiqueta frente a la formalidad de los actos decorosos, en que unos pocos realizan, previo pago, la labor engorrosa de ocultar los escenarios menos digestivos para la aséptica mayoría. En el caso de la alimentación omnívora como proceso industrializado de matanza, esta actividad recae en unos trabajadores que afrontan este menester con el mismo grado de mecanización matarife con que un empleado de planta de automoción encaja espejos retrovisores. La demanda impone su ley.

Hoy hemos conocido que la Guardia Civil investiga a dos jóvenes de 19 y 22 años, trabajadores de una explotación porcina en Huércal-Overa (Almería), que se dedicaron a masacrar a más de 70 lechones, asesinándolos al saltar sobre ellos hasta triturar sus estructuras óseas, aplastándolos para ocasionarles un padecimiento tremebundo. No satisfechos con una salvajada de tamaña repugnancia, la matanza fue grabada para divertimento de los responsables y sus morbosas amistades.

Es una falacia de quilates continuar sosteniendo una industria cárnica propia de campos de concentración masivos para mamíferos superiores bajo el argumento de nuestra supuesta necesidad fisiológica de consumir músculos y tendones. En todo caso, y desde luego, nuestro sistema digestivo de naturaleza omnívora no requiere, ni recomienda, las cantidades que ingerimos por habitante y año, contraproducente pero muy suculento para el gran negocio de la muerte. Asimismo, no hay análisis riguroso y honrado que no establezca la inteligencia emocional de nuestros congéneres vivíparos y lactantes, capaces de mantener relaciones afectivas y vínculos de carácter familiar. Sufrientes y conscientes de su tormento a la hora de enfilar el matadero. Pero nos da igual, porque no lo vemos; o sí, envasado tras la mano de chapa y pintura al objeto de adornar como atractivo tiras musculares tan similares a las nuestras como el dolor, la alegría, y el pavor que padecen a diario millones de seres vivos ante la pistola aturdidora y el filo de su degüello.

En todo caso, no seamos del todo hipócritas. Los ejecutores de la atrocidad que hoy denunciamos desde esta sección han realizado este acto vómito-bestial copiando lo que a miles de comensales les parece entretenidísimo, tradicional, expresión de la cultura más arraigada, como es paladear el cochinillo entero en su plato, tras haber triturado su columna con un plato. Muerto previamente, asado en su jugo sanguinolento, pero bien visible su estructura infantil, su ternura violentada. Esa cría, destetada a los pocos días de nacer de una madre cuyo único destino es engendrar para ser separada permanentemente de sus retoños, y sacrificada por puro placer gustativo, resulta igualmente aberrante para una especie que se autocomplace desde una despistada superioridad intelectual, como si la casualidad antropomórfica que le permite poner ladrillo sobre bomba, destrucción sobre lo creado, irradiara patente de corso para la atrocidad de esta sinrazón alimentaria. Un caso como la masacre de estos indefensos lechones pone la lupa sobre ese reverso visceral en donde preparan las bandejas impolutas, aptas para carnívoros con principios. Pero tras esas paredes, siempre, suenan los gruñidos, pero nada queda. Nada llega.

Anuncios

Se profundiza el holocausto rociero

Poco ha cambiado en los bestiales procedimientos de muchos participantes en El Rocío andaluz año tras año, pero sí en el aumento de las inocentes víctimas de su supuesta fe. Tras finalizar la presente año, otros 23 inocentes caballos han dejado su vida en el camino, víctimas del agotamiento, la deshidratación y el trato brutalista que reciben por aquellos que comercian con su sufrimiento en busca de un impío divertimento, consistente en ir en busca de una adorada talla para que arrope sus pecados, mientras transitan en salvaje acomodo sobre los lomos equinos que, a cambio, reciben látigo en lugar de abrigo. Algunos creyentes, por tanto, los tratan como a impúdicos fariseos en lugar de con la cristiana solidaridad que parecen no arrastrar en su viaje, tal vez pensando que, al saltar las vallas como posesos, obtendrán la redención de todos los ominosos pecados que han cometido desde la edición anterior. Aunque, en realidad, tal vez no estemos sino frente a la humanidad menos cercana al concepto, tal y como podemos apreciar en el siguiente video:

Visto estos 23 cadáveres, abandonados en ocasiones en sus últimos estertores tras la tortura de días de camino sin apenas descanso ni alimento, exhaustos, no podemos sino relacionar la crudeza de esa ausencia de civilización que marca, como tantas otras tradiciones nefastas, el ADN del Estado español, con las sonrisas bobaliconas de la ministra de empleo (ejem), Fátima Báñez, invocando al trozo de cera, madera y abalorios como solucionador de todas aquellas desgracias a las que nos han conducido, precisamente y en muchos casos, reconocidos nacional-catolicistas que sólo cuelgan su capa delincuente cuando atraviesan las puertas de sus templos para recibir la redención de sus penales pecados, en muchos casos por medio de otros colaboradores y cooperadores necesarios en el innoble arte de destruir el Estado social, la redistribución justa de las rentas y, en este caso, tratar al resto de seres vivos con ese desprecio tan desgraciadamente habitual en nuestro entorno. La piedad y la caridad es lo que adoran, para que sus beatas columnas mantengan el control de los recursos y, a su vez, la afición de la limosna tan de ocio para sus domingos y fiestas de desterrar.

Rocio2Esta es la imagen de falso color, fundida a negro en las conciencias de aquellos que nos negamos a quedarnos atrapados en esa basura cadavérica, desvencijada en la arena mojada de sangre y crimen, de ausencia en aquella esperanza que nos animaba a transitar hacia el solidario progreso, a encontrarnos por fin en una patria con el epicentro más grueso posible. No es así, ya lo vemos, mas al contrario el tecnicolor de los derechos y garantías no sólo dejan de acariciarnos en exponencial velocidad, sino que siquiera rozan a nuestros cuadrúpedos congéneres, tratados como instrumento, vida sin fin, sin destino.

La mayor horripilancia al tener que enfrentarnos, un año más, al mismo genocidio, transmutado ya en insufrible holocausto, es tanto el pavor nunca asumible frente a esta tortura realizada, con picada sonrisa, por supuestos ciudadanos que nos cruzamos a diario, como la desoladora convicción de que nada cambiará, de que ya están trotando, inocentes, inconscientes, las siguientes víctimas de esta miseria humana.

Más cornadas dan los desahucios

A pesar del certero énfasis que Ada Colau, portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, esgrimió ante la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados el pasado lunes, con un millón de firmas bajo el brazo y un planteamiento de mínimos para humanizar la práctica hipotecaria en nuestro país, el Partido Popular ya ha anunciado que no aceptará su contenido de raíz y, por tanto, no se abrirá debate parlamentario para su análisis y puesta en conocimiento. Un millón de demandas ciudadanas, por tanto, se quedarán por ahora en el limbo desentendido que se ha adueñado de la representación política actualmente mayoritaria con respecto a un drama que apuñala a diario a más de 500 familias a lo largo del territorio nacional. ¿Las argumentaciones? que a lo largo de este año la Cámara afrontará una reforma de la normativa en vigor sobre este particular y no encuentran, por tanto, la urgencia para discutir las peticiones redactadas por la Plataforma. Colau tildó de criminal a los agentes económicos, políticos y financieros que permiten este terrorismo social a diario, a pesar de los aspavientos de cierta parte de la bancada neoliberal, y se quedó corta; lo son, y por partida doble.

Toros1Y es que el bloqueo a esta propuesta ciudadana secundada de manera masiva no obsta, faltaría más, para que en la sesión plenaria del martes sí tenga encaje otra Iniciativa Legislativa Popular, ésta con el respaldo de algo más de la mitad de las suscripciones obtenidas por la PAH y en un espacio de tiempo mucho más extenso, con el objeto de declarar la aberración taurina Bien de Interés Cultural. A diferencia del drama de los lanzamientos, desalojos, desahucios, como queramos denominar al destierro sistemático de miles de seres humanos de su espacio más inviolable, el Partido Popular hace suya esta supuesta iniciativa espontánea, al defender en sede parlamentaria su repugnante intencionalidad mercantilista basada en el maltrato a un hervíboro indefenso el diputado de la formación conservadora por la provincia de Sevilla, Juan Manuel Albendea. No es éste un actor casual del circo de sangre y arena; su actividad privada está esbozada por la defensa a ultranza de la tortura en la plaza, dejando amplia constancia en obras narrativas, otorgamiento de distinciones varias por su defensa pertinaz de esta reminiscencia atroz de nuestros más bajos instintos para con el entorno animal, y la aportación de propuestas disparatadas de amplio espectro. Nos podemos hacer una veloz idea de la relevancia que le dan al término Cultura los miembros de la fuerza con mayor representación institucional de este triste país cuando alguien como Juan Manuel Albendea preside la Comisión del sector en la Cámara Baja. Y entre los firmantes de la Iniciativa, cómo no, nuestro ínclito Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Esa firma parece que sí le consta.

Toros2En la entrevista que enlazamos, realizada en enero de 2012, el alter ego Gonzalo Argote defendía la reducción del IVA para espectáculos taurinos en comparación con la baja tributación (a su juicio, en ese momento) del acceso a cines y teatros. Para empezar, ya ha conseguido que el tipo de los segundos haya aumentado hasta dejar desolados los patios de butacas. Ahora sólo le queda abaratar y subvencionar con la miseria colectiva los graderíos al albur de la arena teñida de saliva y sangre, de la cultura de la agresión, la tortura y la muerte gratuita. Evidentemente, la Iniciativa presentada por la Federación de Entidades Taurinas, esto es, los interesados en la rentabilidad pecuniaria del crimen, no pierden el sueño por la orientación y desenlace del debate parlamentario; de igual manera que el rodillo de esa mayoría absoluta de la que abusa el Partido Popular a pesar del descrédito creciente que padece ha sido utilizado para silenciar en el Hemiciclo las demandas desesperadas de tantas y tantas familias despojadas de su dignidad, lanzadas sin reubicación a la acera, las poltronas conservadoras darán, con copa y puro, la mayoritaria bienvenida a la conversión de otra inhumanidad en bien de especial protección.  El proceso a partir de ahí será sencillo: tras su admisión a trámite pasará a la Comisión de Cultura (¿recuerdan quien la presidía?) para su análisis (ejem). Una vez resuelto ese engorro, sin banderillas ni picadores animalistas por medio, continuará su tramitación en el Senado donde, si no hay objeciones (mayoría absoluta del PP, no lo olvidemos), pasará directamente a ser publicada en el BOE y a dar, por lo tanto, rienda suelta a su siguiente y principal objetivo: la conversión de la matanza nacional en Bien Inmaterial de la Humanidad.

Toros3Para que el despropósito se remate de esta manera, en la UNESCO debería ocurrir un cataclismo moral de amplias dimensiones, pero nunca se sabe. Lo que resulta indiscutible en este momento es que la enfermedad taurina de unos pocos pasará a recuperar su posición de amplio privilegio en tanto en cuanto su mutación en BIC acarreará una potenciación de su perfil de negocio, que de eso se trataba por si alguien andaba despistado: exenciones y subvenciones otorgarán el papel privilegiado que en España ha tenido lo que ocurre en la plaza. La dación en pago, por el contrario, así como el alquiler social y el realojo ciudadano, no resulta rentable en términos monetarios ni para el capital ni para sus delegados con acta de diputado.

Al trote más inhumano

El pasado 30 de diciembre Sorky Das Pont, un caballo de seis años que tuvo un mal día en una de esas competiciones obligatorias a las que son sometidos diferentes animales con el objeto de entretener y permitir el lucro descansado de insensibles bípedos, falleció a causa de las heridas que le inflingió uno de sus amos, Eugeni Sánchez, rabioso porque su cuadrúpedo esclavo no había realizado la carrera que esperaba. La conciencia de este sujeto debió quedar intacta o repuesta de inmediato, ya que se procedió a enterrar a toda prisa al animal, y a otra cosa. Esto es, señores y señoras, el mundo del trote balear, considerado casi deporte nacional por las islas mediterráneas.

Sorky1El conductor, Mateu Riera, aseguró bajarse de su mullido asiento de no deportista, y haber dejado al equino en buenas condiciones; me lavo las manos y de estas cosas yo ni relincho, debió pensar. Lo habitual en todos aquellos circos que se continúan permitiendo bajo el amparo del inofensivo trato a los animales participantes, en los que la responsabilidad sobre ellos es siempre diligentemente compartida, tanto como obviada cuando surgen a la luz pública las cotidianeidades insensibles y sangrientas que pululan con notable habitualidad por sus recintos. Ganaderos, picadores, banderilleros, toreros; cuidadores y mandadores en las luchas gallísticas…. todos participan de un proceso meticuloso para llevar a los animales a la extenuación y la muerte, pero ninguno acepta ser responsable del crimen que, como sociedad, cometemos permanentemente sosteniendo estas aberraciones.

Sorky Das Pont falleció sobre la ira de quien trafica con vidas mamíferas por apuestas que, oficialmente, no van más allá de unos cientos de euros. Imposible de creer. La codicia humana apesta sobre las palabras de expiación pública. Las peleas de gallos, permitidas y con competiciones regulares y de amplio seguimiento en zonas del sur de la península y en Canarias, sobre todo en la isla de La Palma, no tienen permiso para gestionar apuestas, pero en las galleras los billetes fluyen al mismo ritmo que se compran y venden ejemplares que puedan asegurar suculentos beneficios. En la hípica, a golpe de látigo, con esa supuesta elegancia que imprime visitar el hipódromo en domingo, después de misa, ya es otra cosa. Las élites sociales, al regular a través de sus instrumentos políticos qué debe ser considerada diversión de buen gusto, se han permitido taquillas a la luz pública donde practicar con decencia y sofisticación el descuido despreocupado de apostar para que el disfrute de la carrera sea más emocionante y atractivo. En los canódromos, con galgos sometidos a tropelías físicas cotidianas con tal de conseguir un campeón sobre decenas de infructuosos cadáveres de inocentes aspirantes, tanto de lo mismo. El trote balear no es, por supuesto, una excepción.

Sorky2El asesino confeso, Eugeni Sánchez, a caballo pasado, ha asegurado que pagaría lo que fuese (ya que con la derrota de su equino esclavo no pudo cobrar lo esperado) por volver atrás, siguiendo la estela monárquica de prácticar el público arrepentimiento al que obliga la presión de la infamia, que no de la sensibilidad que parece no albergar. Añadió también, como causa exculpatoria en lo que debe considerar falta de quinto grado en su escala de valores, que un mal día lo tiene cualquiera: así debe entender que se sostiene una sociedad civilizada, sobre la atrocidad privada que queda libre de mancha mientras ésta no emerga a los titulares y a esa incómoda crítica de los que no entienden su deporte, tan bello y noble, tan elegante sobre las herraduras y las crines castigadas.

Mientras el juzgado de turno prepara el procedimiento que llevará a Eugeni Sánchez a expiar su visceral canallada con una sanción menor, merced al cuerpo penal insensible al dolor que no resulte de las mentes y cuerpos de un homo sapiens sapiens, el aprovechamiento político del delito no ha tardado en aparecer en escena. El PSOE ha solicitado en el Consell balear que la institución insular se presentase como acusación particular en las diligencias judiciales en lugar de haberse hecho eco, durante las etapas en que ha ejercido el mandato en las instituciones del archipiélago, de las notorias irregularidades, casos de envenenamiento animal en forma de dopaje y demás tropelías ignoradas cuando el silencio de los golpes rebotaba en los graderíos llenos del deporte nacional. El PP, con mayoría absoluta y fiel siempre a los principios e intereses de su clase, ha optado por la coherencia insensible de ignorar la petición para que siga la fiesta, a toda velocidad, del trote extenuado.

Seis años de regresión televisiva animal

Televisión Española había conseguido superar el atavismo de un determinado sector de la clase política y la ciudadanía más insensible y eliminar por completo de su parrilla, durante los últimos seis años, el repugnante espectáculo que, con disfraz de inocente tradición, consiste en acribillar a seis hervíboros astados con diferentes instrumentos de afilada tortura. Lamentablemente cierto es que aún continúa sobreviviendo la trampa festiva de los Sanfermines, como si una carrerita previa por las calles del centro de Pamplona mitigara el asesino desenlace posterior en el ruedo navarro. Pero, de igual manera que ha retornado la ambición por el control informativo de los medios públicos con la llegada del Partido Popular al poder, poco han tardado en saltarse cualquier sensibilidad y cumplimiento de la normativa respecto a los horarios de especial protección infantil. Les ha podido la reivindicación cutre de un concepto de patria que ya fue, que ya no es. Que por ahí no recupera ni crea nada, sino que nos devuelve a un espacio que no es capaz de contemplar el respeto catódico múltiple más riguroso, utilizando la proyección financiada colectivamente para traer una España sanguinolenta e insensible en franja protegida.

El pasado 5 de septiembre, la Feria de la muy reaccionaria Valladolid reestrenó las matanzas animales televisadas en la pública. Ni siquiera un basto criterio de audiencia justificaría la ignorancia de los múltiples acuerdos que buscan desterrar del escenario allende las plazas y ruedos el ominoso ejemplo que consiste en disfrutar con el sufrimiento de seres vivos asustados e inofensivos; dicho criterio, además, no existe. Prueba de ello es su ausencia de las principales cadenas privadas, que se guían ciegamente por análisis de rentabilidad publicitaria; únicamente Canal+ se empeña en ofertar las principales ferias a sus abonados. Pero si algo causa especial repulsión en lo que respecta a este errado retorno taurino a TVE es una indisimulada connivencia del Gobierno actual con sus cabeceras informativas aliadas. El terreno para preparar el regreso de sangre y arena a nuestras pantallas como una victoria de la España de bien comenzó semanas atrás con las patrióticas portadas de ABC a raíz de un supuesto lleno espontáneo en la Plaza de Toros de Illumbe (Donostia), un éxito de taquilla que, según el diario conservador, cimentaba una politizada respuesta al proyecto de la corporación municipal de cara a prohibir la celebración de eventos taurinos en el municipio. Fanáticos de distintos puntos del Estado acudieron a la patriótica llamada para crear la apariencia concertada de que la izquierda abertzale prohibe y reprime los legítimos intereses de la ciudadanía. Y así se escribe la agria historia de la España reversible. En todo caso, el consistorio donostiarra no picó en la trampa y, una vez finalizadas las jornadas de matanza con público, llevo a término el civilizado destierro de las corridas allende sus fronteras municipales.

El Partido Animalista (Pacma), así como otras formaciones de carácter local a lo largo y ancho del Estado, han procedido a registrar denuncias contra RTVE, recordando que las corridas de toros son “un espectáculo en el que los espectadores asisten a la agonía y muerte de un animal desangrado, un auténtico maltrato para los animales”. Además, ha acusado al Partido Popular de apoyar “de forma partidista al ‘lobby’ taurino” y estar “dispuesto a todo para que las retransmisiones de las corridas regresen a la cadena pública”. Incluso a pasar por encima de la directiva europea de ‘Televisión Sin Fronteras’, incorporada al Ordenamiento Jurídico español en 1994 y que impide taxativamente que los contenidos violentos que afecten a la infancia sean emitidos entre las 6.00 y las 22.00 horas.

El entorno en el que vamos reptando para pasar desapercibidos ante los ojos de esta perenne crisis no sólo se circunscribe al ámbito económico, comprobando como retornamos, con curvas demasiado cerradas, al nivel de expectativa vital de décadas anteriores, sino que resulta patente que los del bastón de mando se obstinan en atar a nuestro peso cotidiano otro saco extra relleno de España intelectualmente cruel y subdesarrollada.

Nunca serlo y jamás parecerlo

Ésta es, sin duda, la máxima que preside la vida y ruinas del Ministro de Agricultura, Alimentación y… ¿Medio Ambiente? del ejecutivo nacional, Miguel Árias Cañete. Y esto es así porque el mórbido y, desde luego, insanamente alimentado jurista madrileño no se intenta arrogar, ni mucho menos, la discreción de la esposa del César. El es, a lo sumo, cuñado de ganadero, y como buen emparentado con la dinastía Domecq, parece que sólo considera masa árborea a proteger la que crece en dehesas y fincas varias para feliz trote de cochinos y astados que espera engullir y ver morir, no necesariamente en el mismo orden.

Para empezar, es ciertamente extravagante que este orondo señor, cuyo curriculum principal se desenvuelve en el proceloso océano jurídico, haya encabezado en el último ejecutivo de José María Aznar y en el actual las más altas cotas de responsabilidad en el mundo agrario, salvo que sea curriculum suficiente, insistimos, estar casado con Micaela Domecq y Solís-Beaumont, novena hija de Juan Pedro Domecq Díez y de Matilde de Solís-Beaumont y Atienza. Cuando uno, en su golpeada ignorancia, pone a trabajar un puñado de neuronas, se imagina a un Ministro de Agricultura solidario y sensible con las necesidades del campo, el equilibrio y defensa de las ayudas y subvenciones para evitar que desaparezcan producciones internas que nos obliguen a desviar la balanza de pagos vía importaciones, etc. Cosas así. Si al apellido ministerial se le añade, en la actualidad como un subepígrafe terminal, el título innobiliario de Medio Ambiente, dicho responsable debe conjugar una sensibilidad para con un entorno protegido donde descansan, a lo largo y ancho de la geografía estatal, un buen puñado de Parques Nacionales y Reservas de la Biosfera. Pero, en lugar de todo eso, el domingo por la tarde, con tres incendios en evidente descontrol y dos fallecidos en uno de ellos, Árias Cañete consideró que su presencia silenciosa debía ubicarse en una despoblada plaza de toros de Cádiz a la vera de su majestad, el amante de los animales muertos con dolor para gloria de su gozo regio. Según cuentan, y eso da buena cuenta de la etapa histórica subvertida que estamos padeciendo, la masacre de astados se programó con el fin de glorificar el bicentenario de la Constitución de 1812. Si dicha Carta Magna se emparentaba mínimamente con una sociedad que alza sus virtudes a golpe de banderilla y corte de orejas taurinas, se viene comprendiendo como la población que intentó regular la dejó de lado a las primeras de cambio por un antepasado del Borbón tan soberbio como el presente pero con más ganas de marcha absolutista.

Lo más trágico que puede hacer un alto responsable público es justificarse en lugar de realizar eficazmente la labor para la que ha sido encomendado. Y como toda justificación apresurada, se pisa en barro y las manchas desaparecen pero dejándonos las manos un tanto áridas al secarse la mentira. En primer lugar, Árias Cañete salió al paso de las críticas argumentando que se encontraba por orden de Presidencia del Gobierno acompañando al Rey, como es deber de los Ministros cuando el monarca anda en saraos privados con apariencia de obligación pública. Que fuera él el elegido parece que no tiene nada que ver con ser un amante confeso de la aberración que supone la tauromaquia; mucho menos que esté casado con una jerezana, además de haber trabajado en la delegación de hacienda y haber sido profesor de Derecho en la facultad de dicha localidad andaluza, lo que le ha llevado a pasar la mayor parte de su tiempo en la provincia gaditana. Como la opinión pública parece que le tiene tiña gratuita al ministro más invisible de la era Rajoy, al día siguiente ha salido a la palestra argumentando su ausencia durante una jornada dominical que ha calcinado el futuro de cientos de miles de ciudadanos en la supuesta delegación de competencias en Parques Nacionales por parte de las respectivas Comunidades Autónomas. Insólito que el propio ministro desconozca que el Parque de Cabañeros (Castilla-La Mancha) no ha disfrutado de dicha transferencia competencial, hecho éste que no exime de su ausencia pública general durante lo acontecido y por acontecer (dos fallecidos en Alicante, un 11% de la Isla de La Gomera hecha cenizas), ya que aquel que ejerce la titularidad principal de un área de gestión gubernamental debe serlo y, además, parecerlo. Miguel Árias Cañete, ni lo uno ni lo otro. Únicamente parece lo que es: un bien emparentado, amigo del buen yantar y del mal ver torturar a hervíboros indefensos y asustados. A la vera del cazador principal, eso sí, que en su círculo nobiliario viste mucho.

 

 

 

Otra edición de barbarie televisada

Estamos en la antesala de presenciar el arranque de una nueva edición de los Sanfermines, el reducto que se dice lúdico teniendo como eje central de su brutal divertimento la utilización de animales indefensos, vapuleándolos en un febril agobio por diversas callejuelas del casco viejo de Pamplona hasta desembocar, como un premonitorio afluente de sangre, en esa plaza que sigue reuniendo a la barbaridad humana más orgullosa, aquella que alza su pecho al intentar relacionar el nacionalismo y la tradición de un grupo humano en base a tradiciones obligatoriamente desterrables de nuestro planning social.

Aún así, no sólo parece que no avanza un ápice la sensibilización ciudadana ante canalladas disfrazadas de espacio festivo, sino que su cobertura protectora mantiene las murallas a máxima altura: Los Sanfermines reúnen durante una semana a lo más granado del desenfreno etílico planetario bajo el manto de su mentecata titulación como Fiesta de interés turístico internacional, y eso está pero que muy bien si la imagen principal y el centro de adoración que protagonizara campañas publicitarias y cartelería varia fuera el litro de sangría, no el toro masacrado. Es de suponer que los muy conservadores regidores pamplonicas no se enorgullecerían de los festejos principales de la localidad si ése fuera el eje central público del chiringuito; parece que resulta motivo de mayor orgullo y respetabilidad invitar a la muchachada interna y proveniente allende los mares y las fronteras bajo el pañuelo de color sanguinolento que relata en qué consiste el epicentro de la convocatoria. Pero que no se lleven a engaño: mientras las vías asfaltadas de la capital navarra se encuentran plagadas de febril pasión etílica, el ruedo vespertino comprueba como sus gradas se van despoblando edición tras edición. Los astados, por tanto, cumplen una repugnante función de arbitraje, de termómetro obligado para medir el nivel de bebidas espirituosas que se encuentran en el torrente humano a primera hora.

Todo esta rémora histórica de la que nos avergonzaremos antes de lo previsto cuenta, irónicamente, con la amplia cobertura y patrocinio, una edición más, de RTVE, el ente de radio y televisión pública que sostenemos todos los ciudadanos, independientemente de nuestra adscripción política, pasión balompédica y, visto lo visto, de resultar hombres y mujeres que no entienden el sacrificio animal como acto de placer. Cabe plantearse a qué grado de arraigo puede llegar el peso de la equivocada costumbre humana para no sólo programar un despliegue propio de una actividad extraordinaria de la sociedad sino enorgullecerse corporativamente, esbozando sonrisas desde todas las tribunas de la programación televisiva pública, al anunciar las novedades audiovisuales que permitirán presenciar con mayor cercanía y nitidez la tortura y la miseria de los Sanfermines.

El concepto de fiesta permite en nuestro momento histórico multitud de acepciones del divertimento, la algarabía y el frenesí lúdico, pero en ninguna que merezca tal calificativo puede caber la utilización de indefensos animales, hervíboros asustadizos que marchan raudos en busca de una escapatoria ante el desconcierto de calles estrechas, agresiones permanentes, ruido desconocido. Lo desconcertante es que es prácticamente imposible encontrar disidencias desde el arco político navarro y español entre las formaciones mayoritarias. Es, nuevamente, el sacrificio de minorías sociales, hoy repudiadas por el peso del atavismo, lo que permite avanzar unos pocos pasos en busca de la lucidez como comunidad avanzada. Antes que después, llegará el año en que el presentador del informativo del Telediario primera edición comunique la desaparición de esta crueldad documentada de la parrilla de la cadena estatal. Mientras esto ocurre, cambien de canal para que los índices de audiencia les vayan recordando el error de pudrir nuestros tributos con sangre inocente.