Cuando compito con fantasmas

Ciertos puñetazos de desencanto se quedan soplando aire, los nudillos al viento. No hay siquiera punching ball con diseño de holograma a la vista, todo queda en la mirada tirando de nuca, poniendo cabeza abajo, gestionando el tiro de gracia sin haber recibido la ráfaga previa de metralla injusta. Carga injusta. Apunta, dispara, fuego. Todo propio, todo injusto. Todo merecido.

Ni golpes ni balacera, en realidad. Una cuerda colgando, recia y pesada, en busca de autor y nuez, de crack y lengua fuera, cuencas como cabezas de jíbaro, sin ojos que poder atrapar en su huida. Es eso, sencillamente la catatonia caprichosa de mente y vida privilegiada, que encuentra en la ruleta rusa cierta perversión lúdica para echar restos de tristeza sobre un manto que aspira a verde. La vida debe ser así para aquellos que no temen al hambre ni al horror, que sólo pueden llorar por cuestiones que, a miles de millones de congéneres reventados por la existencia verdadera le suena a chino, a negro, a sulfato y sal, montañas de sal aguada. Y a pólvora, pero de la de verdad, lejos de patio y de tardes bélicas, de infancia con merienda y rebeldía vallada entre arboledas y primavera de urbanización.

Cuando yo, cualquiera, compito con fantasmas, es como decirle al futuro que la estupidez se postula presidenciable. Y que pretende arrasar todas aquellas urnas que se le pongan por delante. Las demandas no pueden ser sino pretérito imperfecto que teje pronombre pero equivoca sustancia: de-ordena; desordena. ¿Aspiraba a verde o era césped mustio? Moción o inacción, guerra frente al mando o fusilamiento al borde del mar que ya está dentro, en la barcaza, a fuego, en busca de cadáveres. Aquí se repocha la vida breve, mientras en centenares de fronteras el guarda es pelotón de fusilamiento. La ley es el fantasma, y su caricia infarta.

Las únicas cadenas con bola que se arrastran a este lado se nos están cerrando, con sus grilletes, a partir de esa bobaliconería de contar, narrar, ver, como poquísimo denunciar mientras se sorbe el primer helado que ya se está derritiendo en…. ¿Acerca de qué estaba opinando? Ummm, frambuesa, “me gusta”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s