Atajo a mano derecha

Ciudadanos1La resaca acuosa del efecto Podemos parece que comienza a replegar olas, a paso lento e inseguro, si bien resultará imposible secar la humedad de su inserción hasta el centro del panorama político aunque su oleaje no sea finalmente tan hidrogenada como podía preverse. No obstante, de la misma manera que un terremoto, las réplicas vienen para intentar quedarse, y ahora le toca el turno a aquella que pretende atajar en línea recta pero con el intermitente derecho avisando de su maniobra más inmediata. Desde la Catalunya más divergente, den la bienvenida a aquellos que han tomado la nacional sin peajes hasta el ecuador geográfico y político del Estado español: ellos son los Ciudadanos tan del futuro que no llega como una azafata de Neutrex, sin bandera, sin ideología, sin complicaciones. Listos para consumir, éxito de ventas.

De cabo de Gata a rabo de Finisterre, parece que las huestes de Albert (¿O ya se habrá transmutado en castellano Alberto?) Rivera han esperando la resaca de las ventiscas populares para hacer suyo el paisaje decolorado de una política marchita. Podemos ya se ha encargado de recolectar todos aquellos frutos electorales ansiosos de ser engullidos al albur de la primavera política, pero parece que la analítica sociológica, desorientada del edén parlamentario, obviaba a aquellos cientos de miles votantes conservadores y liberales tan alejados de rejos, monedas y coletas que también se encontraban marcando el número de emergencia electoral.

Ciudadanos2Rajoy y los suyos parece ser que han perdido un tiempo exquisito en recolectar pruebas irrefutables acerca de lo lejos que pone Íñigo Errejón a redactar sus trabajos académicos o la indigestión que le provocan a Pablo Iglesias las ostras con perlas mientras Rivera enviaba a Garicano y Conthe por el flanco derecho, desguarnecido en la confianza de mantener firmes unas garitas realmente agrietadas, cuando la cauterización electoral se encuentra acorralada por una especie de hemofilia de confianza. El Partido Popular se ha equivocado de enemigo, y hasta tal vez ha llegado el momento de arrepentirse en su estrategia de ignorar la necesidad de hacer bueno el desvalor de tu antiguo enemigo si no quiere que la supuesta gran coalición pueda quedarse en coqueto pacto de esquina. El naranja ha venido para quedarse, y sabe en qué herida debe escarbar si precisa alimento. De este modo, pocas tonalidades van quedando en un arco iris que ha dejado, definitivamente, de resultar bicolor para ese estrabismo político que la ciudadanía hispana ha tenido a mal soportar. Si los semáforos del sentido común hablaran…

Ciudadanos3Parece evidente que la geopolítica nacional no va a dirimir sus múltiples controversias electorales en cuestión de debate, sino de plazos. Abierta la veda por las legiones violetas, da la sensación que la corriente magenta se pasó de frenada, llegando tarde a su quinta marcha, mientras el múltiple trazo verdoso se ha ido dejando potencia colorida por la obsesión de ser cola de microbio casi desde que la democracia sufría su primer acné en forma de comicios. Azul y rojo, tanto monta y monta ahora tanto menos, resultan incapaces de entender sus respectivas pinceladas en la mezcla de la paleta representativa y, finalmente, ese cocktail que va desmenbrándose de las apariencias primarias ha tomado forma naranja: Los últimos tal vez sean los primeros o, al menos, los más veloces en la curva definitiva de este futuro político incierto.

 

Anuncios

Monedero a tus monedas

Monedero1Para enfrentarse a la casta hay que abandonar la trinchera, paradójicamente, con las armas descargadas y las palmas de las manos sin mota de polvo. De lo contrario, todo lo demás es humo de palabras dentro del tornado del conflicto político habitual. La estructura de Podemos ha germinado e intentado desarrollar sus tentáculos desde un escenario caracterizado por lo impoluto, desde la tarima hasta la iluminación que pretende proyectar una nueva luz al panorama electoral español. Esto, por un lado, situaba al grupo de politólogos fundadores del movimiento ante la previsión más que plausible de ser recibidos, una vez su irrupción en el panorama de representación política, con un infortunio de letanías morales acerca de su credibilidad y honestidad. Por otro, y precisamente por lo anterior, estos lideres reconocibles de la creciente formación nacional debían analizar todo aquello que podía ser utilizado, con malas artes, por el poder inalterable del bipartidismo que se creía blindado, de cara a evaluar si se encontraban prestos para saltar al terreno de juego o si, por el contrario, sufrían de alguna lesión, por pequeña que fuera, que recomendara un tiempo de descanso a la sombra de los banquillos.

Monedero2Viajar en clase bussiness ejerciendo labores de eurodiputado no es ilegal, ni siquiera inmoral per se si aquellos votantes del representante que hace uso de esa clase privilegiada le parece correcto. Criticarlo y rechazarlo es igualmente válido así como, del mismo modo, esa actuación puede suponer un plus de simpatía para un segmento del electorado en tanto en cuanto considera situaciones de ese estilo como relevantes para su toma de decisiones. De la misma manera, facturar a través de una sociedad unipersonal labores de asesoría política como las contratadas a Juan Carlos Monedero por diversos Estados e instituciones entra absolutamente en el terreno de lo válido en nuestro ordenamiento jurídico mercantil y tributario. Ahora bien, habiendo generado el derecho a los ingresos correspondientes antes de la constitución de Caja de Resistencia y siendo requerido como persona física, no es complicado aventurar el interés por aprovechar el marco fiscal más beneficioso para contribuir de la menor manera posible al erario público. Tal y como hacen a diario miles de entidades en España, tal y como permite el cuerpo jurídico nacional. Tal como el Ministerio de Economía y Hacienda sabe, consiente y hasta impulsa.

Monedero3El asunto no tiene más recorrido que el puramente político, y sirva como ejemplo de portadas reales para evaluar que aquél que se presenta como adalid de la pureza ideológica y moral, a diferencia de las infantas desmemoriadas, no sólo debe parecerlo, sino también serlo, y mucho. Habrá que ver hasta que punto un caso de contradicción personal, que es lo único que se está dirimiendo si pretendemos dejar el amarillismo a buen recaudo, puede afectar a las previsiones de crecimiento electoral de Podemos. De las decisiones que tomen en los próximos días dependerá y mucho sus aspiraciones para alcanzar el primer puesto en la línea de salida de la formación de gobierno a finales de año.

Lo que si viene dejando un reguero repugnante de parcialidad, malas prácticas y auténtica prevaricación de corte político es la deriva del Ministerio de Hacienda en manos de Cristóbal Montoro. Como no pudieron derribar la honorabilidad de Íñigo Errejón esparciendo sospechas alrededor de su actividad académica, las herramientas del Estado al servicio de un partido han detectado una diana en Monedero a distancia adecuada como para tener probabilidades de acertar. En este país se ha presentado un escenario político más al estilo Stars Wars que otra cosa, en el que en lugar de confrontarse ideas y programas parece enarbolarse las banderas absolutas del bien y el mal. El mesianismo de Iglesias frente a la oscuridad de Rajoy y sus secuaces. La guerra no ha hecho más que empezar.

Partido político revisable

CadenaPerpetua1La realidad supera a la suposición en el panorama político actual, no cabe duda. Aunque adivinen el rostro enjuto del estilizado Secretario General del PSOE a la vera del jefe del gobierno patrio, su vena cava se encuentra rebosante de nutrientes pactistas, y tras este intercambio primigéneo de pactos en torrente, su cuerpo le pide que el ritmo no pare. Esa supuesta Grosse Koalition que tanto se supone y, a la vez, el diputado madrileño niega antes que el gallo marque la hora de los comicios, comienza a tomar cuerpo en fascículos; y, como buena historia relatada a través de porciones, la primera entrega supone un capítulo piloto, capaz de sorprender, aturdir, desorientar al espectador, pero nunca decepcionar. En el caso del pacto para una reforma del Código Penal (y van…), lo de Pedro Sánchez fue firmar y renegar, como su tocayo mesiánico salvo que, en este caso, parece no querer alejarse de la crucifixión política que se le avecina.

Se ponga como se ponga el blanqueamiento dental con capacidad bípeda designado, a medias y a ratos, como cabeza visible del enésimo proyecto socialdemócrata fracasado de antemano, suscribir un acuerdo calificado “de Estado” (la miopía soberbia del bipartidismo carece de bastón y de perro guía) por iniciativa propia para, acto seguido, anunciar su denuncia inmediata, resulta imposible de explicar a aquellas huestes que quedan formando trinchera con las uñas. Y evitar, al día siguiente, a los mismos medios que silenciaron el día anterior, entregándoles únicamente una declaración en la que denota ánimo pactista con el partido al que se pretende derrocar, ya sitúa directamente la estrategia en el gabinete de comunicación de Génova 13.

CadenaPerpetua2Y es que al PP, si fuera por sus compañeros de rotación gubernamental, la purga se las hacen sin necesidad de subir la tapa del váter político. Resulta de todo punto normal que Rajoy y sus huestes se sientan en la salsa menos picantona a la hora de afrontar la pelea definitiva con la pureza de Podemos y sus inmaculados cuadros en esto de la confrontación electoral. A fin de cuentas, tras 35 años de jugar al “corre, corre que te pillo” en un círculo milimétrico, debe resultar hasta tedioso competir con aquellos que viven en una contradicción demasiado instalada en la corteza ideológica como para suturar las heridas entre sus simpatizantes a cada golpe de timón excusada en la “responsabilidad de gobierno”, y zarandajas similares. Para las imputadísimas señorías de la bancada derecha, todos sus pecados se expían con un par de padres suyos; es lo que tiene vivir con una valla fronteriza a ambos márgenes: ni sale emigrante en busca de pan y voto, ni accede más allá de la descendencia social que acepta votar PP porque es patria, España, y olé.

CadenaPerpetua3Sí, el principal interesado en estar cerca del partido gobernante es, aunque parezca una paradoja ufológica, el propio PSOE, aterrorizado con la posibilidad de perder esa reconfortante medalla de plata acostumbrada a colgarse sin necesidad de esprintar. La hora de las navajas chapuceras, renovada en última instancia a través de la condescendencia de los delegados socialdemócratas con su propio porvenir como formación política destacada, les ha dejado a los pies de Pedro Sánchez, capaz de firmar un documento que llevará al ejecutivo popular a incluir un nuevo capítulo de penas fagocitador de la propia esencia que alumbró el Código Penal de 1995 y que, definitivamente, situará a este Estado inestable en la vanguardia europea del castigo frente a la redención y la reinserción a pesar de tener uno de los niveles más bajos de todo el continente en cuanto a índices de criminalidad se refiere. Da igual, el secretario general del PSOE le ha cogido el gusto a jugar a hombre de Estado antes siquiera de soñar con rozar tal dignidad, mientras deja a su espalda, en lontananza a un partido político revisable de principio a fin.