A rezar, que son cuatro años

O cuatro décadas, a saber. No contentos con dejarnos exhaustos a diario a base de golpetazos en ambos riñones, los agresores se arrogan el poder sodomita de emitirnos consejos del siglo pasado, del escenario brutalista de los analfabetos creados a conciencia. Ambos órganos, primos hermanos en su vitalidad, reciben mandobles a diestro y siniestro: Por un lado, la violencia principal, la que deja más moratones internos, nos va llegando al ritmo de la destrucción sistemática de la cobertura sanitaria, educativa, social a fin de cuentas de aquello que a la sociedad española le ha costado consolidar de manera, ahora lo sabemos, frágil, de cara a sobrevivir en un escenario falsamente próspero. Desde la vertiente inversa, la sangre se trasluce en la piel más sensible pero, a su vez, menos mortal a nivel colectivo. Sin embargo, estas heridas son las que nuestros maltratadores más se empecinan en mostrar para desviar la atención de la violencia terrible que nos está desangrando, que nos lleva de cabeza a la tumba de la fragmentación social.

TelediarioRezoEn efecto, empecinarse aquellas figuras del Gobierno más débiles en irritar de manera denodada nuestra paciencia, deteriorada de por sí ante la pobreza buscada con la consideración de ejecutar acciones para la mejor administración de las minorías con la apariencia de una acción decisoria en busca de la recuperación de todos, contando electoralmente y a sonrisas forzadas con los desamparados, para el avance sin fisuras de casi nadie, no resulta lógico. Pero es la estrategia más sencilla cuando se aborda un tablero con menos piezas, si bien frente a las más poderosas que parecen pedir tablas en lugar de un jaque que sacrificaría dos reyes en un único movimiento: el del equilibrio de los reales poderes.

Para ese malabarismo de amplia perturbación política, en el que los resistentes de sus privilegios, ajenos a cualquier necesidad o acción real para retornar a la ciudadanía a la que pertenecen, a la que deben sumisión cuatrienal a base de trabajo y sacrificio, boca y oídos, a Rajoy y los suyos no les queda más remedio que acudir o bien a un proceso de inmersión estúpida en forma de goteo, o bien a un sacrificio de dama, en busca de no ver como se rebana el cogote de la pieza mayor, la de la supervivencia de la especie privilegiada. De lo contrario ¿ A qué viene, en tiempos de cólera económica, obstinarse en enervar a los damnificados multitudinarios frente al colapso sanitario, la agresión educativa, el maltrato frente al retroceso de los supuestos de libertad frente a la interrupción del embarazo? Este es el tridente de los casos de amplio espectro, pero se encuentran aderezados por esas salpicaduras que lo manchan todo a base de perlas, a primera vista insustanciales, pero que alteran de tal modo por sus respectivas improcedencias a la opinión pública, y de manera tan regular, que no pueden ocurrir de manera distraida. Parece, por el contrario, que la agenda de actos semanal del ejecutivo estatal debe estar compuesta por la apuesta acerca de la mayor burricalvada que uno de sus miembros deslizará a los medios, alejando así, en la medida de lo posible, del debate público el grueso de las lesiones que nos van impidiendo.

TelediarioRezo2Son éstas muchas, protagonistas de un reportaje de enorme ambición si se pretende ser archivista del disparate; en cualquier caso, no resulta necesario porque de lo contrario se tropezaría con el despiste que, precisamente, esas algaradas pretenden. Los ministros y responsables políticos a cualquier nivel de la administración se encuentran en su innoble capacidad de alzar la voz para que, mientras, repte la miseria entre nuestros tobillos, pero que todos ellos le cojan gusto a la farsa hasta sentar en las cuerdas vocales de los nuevos maniquís del no-do contemporáneo sus proyectos de distracción, algo que resulta insoportable. Sí, ya lo saben, porque eso es lo que les trae discutiendo con familiares y amigos en lugar de continuar planteándonos por qué soportamos un conjunto de leyes electorales, de crédito o administrativas de lo más injustas o desterradas en el panorama democrático internacional. TVE nos animó, de soslayo, a echar unos rezos para sentirnos mas espirituosos que si empináramos el codo con vistas a abandonar a ratitos el panorama sin dioses de pega ni cartón. Lo comentamos con sonrisitas indignadas, entre un café y el silencio. Y a otra cosa. Mientras, los del Consejo apuestan la siguiente canallada, a lo mejor en la capilla de su inmundicia.

Anuncios

10 comentarios en “A rezar, que son cuatro años

    • Todo enerva, porque se encuentra lejos de lo mínimo exigible a unos representantes públicos de una democracia que se considere avanzada. Lo más peligroso es la velocidad del retroceso, esa sensación de que todo ha sido una pantalla falsa, un muro de naipes nada.

      Gracias por visitar tu CasaQuerida!

  1. Pingback: A rezar, que son cuatro años | EL TÁBANO

  2. Pingback: A rezar, que son cuatro años | EL VIL ME...

    • Esperemos que hayamos alcanzado las fronteras del despropósito social y político y podamos comenzar en breve a recorrer otros caminos, no necesariamente los andados, en busca de otro escenario de justicia, solidaridad y confraternidad.

      Gracias por visitar tu CasaQuerida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s