Racimos de inmundicia

En estos escasos cinco meses de gobierno popular, como le gusta recalcar al Presidente Rajoy para despejar supuestas responsabilidades ejecutivas, hemos descubierto, por su mero actuar, características sonrojantes de una amplia representación de los responsables de las carteras gubernamentales. De este modo, el tertuliano Wert ya nos ha dejado más que claro que es precisamente éso, un tertuliano de los que se relamen con sus titulares de pacotilla, dispuesto a gozar con el escándalo que provocan frases que son griterío de mesa redonda, sin más conocimiento del medio que sus propios complejos como elemento del lado derecho del saloncito de debate; Fatima Báñez ha demostrado que sabe emplear su aptitudes en rogar a la virgen del Rocío que la deje como está y en perfeccionar sus habilidades en juegos para móviles. Todavía está a tiempo de tomar unas lecciones sobre legislación laboral, si tantas obligaciones no se lo impiden; Fernández-Díaz ha interiorizado la maldad que se esconde tras la ciudadanía que exige derechos y respuestas, respondiéndole con el látigo y la cachiporra de sus fuerzas represivas; y, finalmente, Luis de Guindos continúa su exitosa senda de directivo de empresas potencialmente quebradas, y quien se hunde en un Goldman Sachs, bien puede hacerlo con un Estado que sí se parece a Uganda, pero en mutilaciones varias e irreversibles.

De lo que sólo poseíamos fundados rumores, a modo de silbido bombardero, era del gusto laboral del actual titular de la cartera de Defensa, Pedro Morenés, por el negocio armamentístico. Su pasado como consejero de la empresa de fabricación militar Instalaza (véase web al respecto) suponía, desde el punto de partida, una macabra concatenación de responsabilidades, a primera vista, incompatibles. Pero el ministro ha aprovechado el maremagnum de desastres económicos y polémicas decisiones de sus correligionarios de Consejo para pasar fabulosamente desapercibido en este plazo de gobernación. Hasta ahora.

Morenés, como decíamos, representó a la citada empresa de la cosa militar desde 2005 a 2007, año en el que se aprueba la Ley 53/2007, de 28 de diciembre, sobre el control del comercio exterior de material de defensa y de doble uso. A partir de ahí ocupó el puesto de representante hasta el pasado 4 de octubre de 2011, tal y como recoge el Boletín Oficial del Registro Mercantil. Instalaza, entre su variado surtido de productos destinados a la excelsa decoración de un entrañable escenario bélico, mantenía como producto estrella en su catálogo las tristemente famosas bombas de racimo.

Pues bien, el artículo 8 de la citada ley limitaba la adquisición de determinados elementos armamentísticos, recogiendo lo dispuesto en el Tratado de Dublín. Una de esas limitaciones, en el marco del Derecho Internacional, hace mención al uso, almacenamiento y fabricación de las bombas de racimo, trampas diseñadas para causar la amputación y destrozo de máxima salvajada en los cuerpos vivos que tuvieran la desgracia de tropezarse con su mortífera presencia. No obstante, Instalanza decidió reclamar al Estado español, por supuestos incumplimientos contractuales, una indemnización de 40 millones de euros en concepto de desagravio por la prohibición aprobada, reclamación anunciada desde mayo de 2011 por lucro cesante de la corporación. Efectivamente, Pedro Morenés era su representante por aquellas fechas.

Cabría entender que desde su nueva responsabilidad de salvaguardar los intereses públicos en el área de defensa, Morenés habría optado por recusarse motu proprio del contencioso mencionado que, por supuesto, ha seguido su curso impasible. Pues los caminos excrutables del señor de la guerra parece que marchan por derroteros más silenciosos pero igualmente inmundos: supuestamente, Instalanza procederá a revender esa deuda adquirida con el Estado para que sea una tercera entidad la que se encargue de cobrar directamente de las arcas públicas, salvaguardando miserablemente la conexión del ministro en el entuerto belicista de esos podridos intereses del dinero sobre la vida, de la responsabilidad colectiva por debajo de la codicia que arrebata futuros.

En breve, cuarenta millones de nuestra saqueada tesorería, que ha visto como se ha llenado de nueva deuda para sanear un sector que decían inmaculado y ejemplo de gestión como el financiero, saldrán rumbo a indemnizar la decisión de no permitir la compra de artefactos que buscan aumentar el dolor y el martirio de víctimas siempre inocentes, más aún cuando éstas son niños que, años después de lanzadas las bombas, tropiezan con ese 30% de rango de fallo reconocido que queda enterrado en territorios devastados, confundiéndolas con una lata-juguete, una pelota-juguete, una muerte-juguete.

Anuncios

10 comentarios en “Racimos de inmundicia

  1. Es tal la indignación que siento que del atropello de palabras que pugnan por salir sólo una puede mas que las demás…………. ¡Cabrones!

  2. Sí, las palabras se quedan pequeñas y sin sentido.
    Siento tristeza de haber nacido en este país y me gustaría mucho “borrarme” para buscar un lugar más justo y humano.
    Cada día me doy más cuenta que mi senda, la de mi pareja y la de mis futuros hijos pasa por emigrar. Me niego a darles como hogar un país tan empobrecido de calidad humana.

    • Siempre que vemos estas cosas viene al recuerdo la famosa escena del restaurante entre Federico Luppi y Juan Diego Botto en “Martín Hache”. La patria, tal y como nos la venden, es una tontada espantosa de simbología artificial, pero no veamos el exilio como una panacea de plena certeza. En todas parte cuecen habas podridas, mal germinadas.

      Un abrazo de tus amigos de Casa Querida!

  3. Gracias por traernos estos racimos de inmundicia humana que soportamos en el mundo entero, y en particular los españoles. Como bien dice David los españoles que tenemos, y queremos mantener nuestros valores humanos intactos, somos víctimas de este tropel de seres sin humanidad, ni valores humanos. Que nos hacen muy dificil vivir en un país de tiburones, ladronzuelos. Lazarillos inmorales, y avaros hasta pudrirse en dinero basura. Basura humana que vive del dinero basura, y de su sadismo contra las personas a las que de forma repetida disfrutan explotando, robando, jodiendo la vida a los demas.
    Estamos dirigidos por psicópatas anti persona, y mientras esto no se controle con duras leyes seguiremos soportando su yugo.

    • Suscribimos absolutamente tu indignación, y no olvidemos que el poder de la solidaridad colectiva y la conciencia de que otro mundo es posible puede desterrar esta inmundicia, aunque cuando perciban nuestro contraataque escondan la sonrisa y saquen sus armas de destrucción ética.

      Una alegría verte esta mañana en nuestra Casa Querida!

    • Efectivamente, y por mucho que a algunos se les llene la boca con la irrupción y desarrollo de las Redes Sociales y una nueva forma de interacción, la televisión continúa siendo el medio clave para trasladar la información masiva. Pero las cadenas son de quien son, las acciones de éstas pertenecen a quien pertenecen, y el oasis de la televisión pública ha quedado seco con la irrupción de los profesionales de la manipulación que desde ayer comenzaron a aterrizar.

      Luismi, un placer hablar contigo esta mañana en nuestra común Casa Querida!

  4. “Instalanza decidió reclamar al Estado español, por supuestos incumplimientos contractuales, una indemnización de 40 millones de euros en concepto de desagravio por la prohibición aprobada, reclamación anunciada desde mayo de 2011 por lucro cesante de la corporación.”

    Me pregunto quién sería el juez inhumano que dio luz verde a esa repugnante reclamación. No me gusta ponerme paranoica, pero me da la sensación de que muchos de los de arriba no son más que un entramado de amiguetes que se van cubriendo las espaldas los unos a los otros para lucrarse a gusto a costa del pueblo.
    Pues nada, tenemos como ministro de Defensa a un canalla que se ha llenado los bolsillos con la muerte y el sufrimiento de seres humanos, todo un experto en masacres. Sólo imaginarlo promocionando sus productos hace que se me revuelva el estómago… “Y con esta bonita y eficaz bomba-racimo, destroce a sus enemigos y mine la moral de la población del bando contrario (o del suyo propio, no serían los primeros, que el miedo es muy poderoso) por el módico precio de…”
    ¡Qué lástima de país! ¡Cuánta podredumbre! Pues nada, a vende muerte, y si la comunidad internacional se pone moña y sentimental, le cobramos las pérdidas al pueblo, o sea, que estoy indemnizando a este impresentable a través de una empresa-subterfugio porque al pobrecito ya no le compran más bombas-racimo… sin palabras.
    Por cierto, muy bueno el montaje de “El señor de la guerra” (película cruda y desesperanzadora donde las haya, en la cual los malos ganan siempre) con la facha de Morenés, y genial tu artículo: así, por lo menos, sabemos quién está dirigiendo nuestros destinos como país.
    Un saludo.

    • Estimado Nyz, no es casual que un ministro de la relevancia del que ostenta la cartera de defensa pase tan desapercibido en un semestre de gobernanza. Es, como tantos otros, la imposición al opaco Rajoy de los apoyos que han conseguido retomar el poder al capital más salvaje. Lo terrible es que, en este caso, la pobreza que él ha alentado empresarialmente no suponen desarraigo o expulsión social, sino fallecimiento definitivo. Y hay que contarlo.

      Gracias por compartir una recta sobremesa en tu Casa Querida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s