Huelga General entre la fragilidad y el desconcierto

Como era de esperar, el ejecutivo presidido por Mariano Rajoy no se ha avenido a negociar con las plataformas sindicales mayoritarias una modificación de los elementos más sensibles de la reforma laboral. Dicho esto, tanto UGT como CCOO han cumplido su amenaza y, automáticamente, han procedido a desplegar la herramienta más poderosa con la que cuenta la clase trabajadora ante un conflicto de envergadura nacional: la huelga general. Pero, precisamente, frente a una normativa en materia de relación laboral tan estridente para con las garantías de los trabajadores por cuenta ajena, cabría hacerse la pregunta sobre si esta medida de presión encaja adecuadamente con el escenario a combatir.

Los resultados de participación y seguimiento obtenidos en la anterior convocatoria nacional, el pasado 29 de septiembre, fueron desastrosos, dejando en evidencia la fragilidad en la relación entre las entidades destinadas a proteger y liderar la defensa de los derechos y garantías de los trabajadores y éstos últimos. Es cierto que siempre ha resultado más complejo plantear un escenario de huelga al PSOE que a la derecha, que la crisis en ese momento había asomado la patita pero con las uñas pintadas… pero el fracaso en las cifras de seguimiento presentaban ese daño estructural desde el lado de los asalariados. Todo esto, no obstante, queda en agua de borrajas frente al decorado que se vislumbra por estas fechas: las cifras de desempleo no dejan de crecer, la crisis económica ha derivado en crisis social, de confianza en la capacidad propia, así como desesperanza en el futuro inmediato y, para rematar, llega precedido por ese marco legal mencionado, convalidado ayer en el Congreso de los Diputados, que legitima la posición exclusiva de poder por parte del empleador en todas aquellas cuestiones que afecten a una relación que nunca será entre iguales, pero que ahora se consolida como exclusivamente desequilibrada.

Los millones de potenciales trabajadores desempleados secundarán, en su inmensa mayoría, las movilizaciones, lo que a tiro de cámara periodística reproducirá un vacuo éxito en la movilización, pero no hay que olvidar que el objetivo último de una huelga general es detener la productividad de un Estado para forzar negociaciones colectivas y, reforma laboral en mano, el enemigo a batir se convierte, paradójicamente, en el principal disuasor del seguimiento de la convocatoria por aquellos empleados en activo. La huelga existe como derecho constitucional, pero aparece como reminiscencia normativa frente a un acorralamiento absoluto por parte del nuevo escenario. Todo aquel que se plantee acudir a la cita lo hará aterrado por represalias más que posibles, por estar encabezando la lista de esclavos a empapelar con las orejas de burro del paro.

De igual manera, veinte días de margen para conseguir una movilización eficaz no parecen el plazo más adecuado para conseguirlo. Precisamente, millones de potenciales secundadores hubieran entendido más conveniente esta celeridad si se hubiera establecido en el transcurso de la aprobación del decreto-ley y, por ende, el conocimiento exacto del contenido, y su convalidación parlamentaria, con el objeto de presionar modificaciones en el trámite que ayer se consagró. Son matices, tal vez excusas, ante un panorama que nos reclama compromiso valiente y enfrentamiento sin ambages, todo con tal de recuperar terreno perdido desde una óptica solidaria y colectiva. En definitiva, hay mil pegas, hay millones de impedimentos, pero hay que decir SÍ a la huelga general.

P.D.- Al hilo de este artículo, el proceso advertido continúa engullendo el sistema de ahorro nacional a toda velocidad. Desde la entrega de Unnim (Caixa Sabadell, Manlleu y Terrassa) al BBVA, el resto de grandes entidades han acelerado su proceso devorador para elegir alimento en las mejores condiciones y no perder cuota de mercado con sus competidores. En ese sentido, las próximas dos semanas serán claves para nuevas noticias en este doloroso asunto. Obviando el procedimiento de subasta de Banco de Valencia, todo hace indicar que Santander se hará con el grupo CatalunyaCaixa para igualar su posicionamiento en esa CCAA con el banco presidido por Francisco González, mientras que se puede dar por hecho la absorción de Banca Cívica por parte de La Caixa. Quedará por ver como desarrolla músculo el grupo liderado por Ibercaja (Liberbank y MareNostrum serán claves en esos movimientos), de qué manera se salvará el fracasado experimento de NovaCaixaGalicia y, finalmente, si Bankia acaba desapareciendo o mantiene su independencia en el mercado. Así escriben la historia, así destruyen el decorado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Farola vigilante y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Huelga General entre la fragilidad y el desconcierto

  1. Siena dijo:

    En Argentina en 2001 se formaron cooperativas, se recuperaron fábricas, había asambleas de trabajadores y vecinos por todos lados, ferias de trueque… ¿Consideran esas alternativas para no depender exclusivamente de las grandes empresas? Digo, indignación movilizada… Saludos desde Buenos Aires.

  2. Chuchi dijo:

    Qué bien escribes, y además con bastante razón. Al fin y al cabo no queda otra que luchar, y si los trabajadores nos desunimos, nuestra fuerza será menor. Paso al frente y sin miedo, somos más y mejores. Nos vemos en la calle protestando e informando a la gente de la realidad que no cuentan los medios de comunicación capitalistas.

    Un saludo.

    http://lasombradeeratosthenes.blogspot.com/2012/03/el-desgobierno-del-pp-en-espana.html

    • tinejo dijo:

      Chuchi, aquí está tu Casa Querida. Siempre es un placer recibir a visitantes tan cálidos. Devolvemos la visita de cuando en cuando por “la sombra…”. Se está confortablemente cobijado.

  3. trabanco dijo:

    Me gustó este artículo…..
    Sin querer ser mas papista que el Papa…Que quiso decir : Desaz trozo o desastroso….

  4. trabanco dijo:

    Se trataba de un comentario “picaro” y desprovisto de mala intención..Gracias por publicar este excelente articulo …

    • tinejo dijo:

      …Y a usted por leerlo. Lo sabemos. Con visitantes tan colaboradores no resulta necesario ni aspirar la moqueta.

      No deje de venir, siempre le tendremos algún presente preparado.

      • Richard dijo:

        Tinejo que falta de respeto sois , escribes en una revistilla digital de la Cuba Comunista te gustan las dictaduras , pero porque no vais a vivir alla ? no olvides dejar la chequera y las tarjetas si teneis , es necesario vivir como un Cubano mas para saber que C,… es aquello , de lejos o de visita con dinero fuerte es facil .Ah, y nada de visitas al extranjero! un saludo
        PD podeis escribirme a : richarbahama48@ gmail.com

  5. pacholeto dijo:

    Aparte de las dudas que dejan los convocantes y sus representantes-bien comidos y bebidos-creo que esta huelga es la de los trabajadores desempleados, trabajadores en activo, votantes del gobierno actual desencantados, profesionales que no han trabajado aún, estudiantes que quieran revindicar su derecho a un trabajo digno. Parece que no faltarían razones para secundarla masívamente.

  6. Richard dijo:

    En los paises Comunistas o comunistoides como Cuba la cupula gobernante disfruta de todo,estan todos bien comidos y bebidos ,viajan a donde quieren , vacacionan , nunca estan sin trabajo y para colmo los trabajadres que tanto defiendes NO TIENEN derecho a huelgas, y cuando protestan les llaman mercenarios a sueldo del imperialismo y les expulsan de sus trabajos

    • tinejo dijo:

      Gracias, amigo Richard, por tu ramillete de tópicos con el lazo de la demagogia más brillante. Seguro que el resto de visitantes lo agradecerán.

      Nuestra Casa Querida te espera con los brazos abiertos.

      • Sí, la verdad es que el colega se ha lucido. A mí me da igual de que minisección de la parte de la tendencia de algún movimiento de izquierdas sea el autor del post. Realmente me da igual. Estoy a favor de la huelga, comparto todo lo que se dice en el artículo, no me gusta la política económica que está llevando a cabo el Gobierno y no jamás en la vida me han llamado ni comunista ni comunistoide. Me llaman sociata (que no por el partido, no se confundan) y quien relacione eso con Cuba o con la URSS es que es un ignorante de la economía y de la política. Es más, peor te lo pongo: socialista, demócrata, reformista, keynesiana, progresista; vamos, lo más asquerosamente moderado que te puedes encontrar entre la izquierda, que cree en la necesidad de un cambio de sistema. Y un cambio de sistema, querido Richard, como te habrás dado cuenta por mi auto-definición, no tiene por qué significar el paso del neoliberalismo al marxismo. Hay otras cosas. Que también están en contra de este tipo de políticas. Los clichés te los guardas para chistes políticos, que es cuando hacen gracia. No aquí.

        CONCLUSIÓN: no sólo los comunistas defienden a los trabajadores.

      • por cierto, ¿sabías que las huelgas son históricamente anteriores al surgimiento del comunismo? en fin, cada vez veo menos relación entre tu comentario y el post…

      • tinejo dijo:

        Estimada Justyna, frente al ruido, una melodía de sensatez y buena letra.

        Gracias por visitar tu Casa Querida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s