Los grises nunca se fueron

Nada que decir. Las imágenes ya dañan lo suficiente para tener que aderezarlas con rabia literaria. No obstante, estas imágenes deben tener el más amplio recorrido, la denuncia y alerta de todos ante la degradación que está sufriendo nuestro sistema social y de Derecho cuando estas actitudes ocurren con habitualidad y quedan impunes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Farola vigilante. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Los grises nunca se fueron

  1. Tinejo, ya de entrada me gusta el titular del vídeo: «la policía pega a una niña».
    A una niña, o a una moza, o a una madura o a una persona de mediana edad. La policía pega a sus semejantes; a los que le proporcionan el puesto de trabajo, le pagan el salario y le compran las pistolas, las porras, las ‘esposas’, las botas de media caña, los escudos y los guantes para dar guantadas. A los ciudadanos indefensos y no agresivos.

    Llamemos a las cosas por su nombre. ¡A la mierda…!, la eufemística frase de “una carga policial”.
    Nada de carga. Palizas puras y duras; palizas vengativas; palizas sanguinarias y personalistas nada profesionales. Unas veces con el palo, otras veces con el escudo, con patadas o a bofetadas. Esa es la policía que vemos actuar para defender “la seguridad y el orden” de un país que está creído que es democrático, libre y aconfesional.
    No generalicemos, no. Pero qué hacen esos posibles policías anti-fascistas, anti-violencia gratuita; anti-sanguinarios, anti-vengativos, anti-pendencieros y provocadores…. ¿Qué hacen?
    ¿Qué hacen para mitigar esa imagen de cuerpos policiales afascistados igualitos que en los gloriosos años del “difunto abuelo”? ¿Qué hacen los políticos que teóricamente son responsables de su manera infra-humana de actuar?

    Me gustaría que fueras a ver mi artículo que trata de policía y violencia. Está escrito bajo un envoltorio de jocosidad. De otra manera sería indigerible abordar estos temas y nos producirían una gatroenteritis de mala ostia.

    Pero de cómo se comporta nuestra fascista policía hay mucho que hablar, discutir, acordar e intentar erradicar.

    Saludos,

    • tinejo dijo:

      Querido amigo, efectivamente hay muchas cosas que hemos dado por hechas, por logradas, en estas últimas tres décadas. Muy probablemente al albur de una consecución de derechos (algunos luchados, otros casi entregados en forma de limosna) que nos han contentado como obsequios navideños. La transición fue una farsa y mantuvo el status quo de aquellas élites enriquecidas en la masacre de una sublevación intolerable. Cuarenta años de cuerpos de seguridad represivos, no vigilantes, no desaparecen de un plumazo, ni en su conformación ni en su herencia. Y una democracia que se precie necesita disponer de efectivos vigilantes exquisitos, enraizados en la sociedad de la que se nutre. Quizás ésto que vemos no es más que la expresión de una nación que sigue dividida, llena de matones que odian la libertad ajena porque no disponen de la propia. Quizás mantenemos un odio que merecemos, porque somos incapaces de continuar el proceso de maduración social que nos consolide, algún día, como un Estado moderno. No obstante, nosotros no podemos dejar de sufrir por presenciar tanta injusticia interna, tanta falacia consentida y apoyada. Esta España siempre “ha de helarte el corazón”. Preferible es que a algunos nos lo criogenizaran, hasta la llegada de tiempos más nobles.

  2. adeur2 dijo:

    y vosotros ¿que hariais?

    • sietex dijo:

      adeur2 ¿a que te refieres? ¿que haríamos si fuésemos maderos? pues muy fácil, si la chica a cometido algún delito se le detiene y se pone a disposición judicial, si no. pues se le deja seguir su camino.

    • zarcilla dijo:

      Hay un principio jurídico conocido como “Proporcionalidad” y aquí evidentemente no se respetó, suponiendo que la chica haya hecho algo previamente como para merecer esto.
      ¿Que les ha insultado? Pues esta gente como agentes de seguridad que son deberían saber controlar mucho más sus propios impulsos, para no reaccionar tan violentamente ante ese tipo de provocaciones tan infantiles, pueriles, difusas y ambiguas…

      • tinejo dijo:

        Lo tenemos claro, o deberíamos tenerlo. Muchos hemos sufrido abuso policial asqueroso y ramplón. No sólo la violencia gratuita de las fuerzas del orden, sino esa actuación chulesca y abusona que te deja el cuerpo machacado durante semanas, y sobre todo por la rabia de comprobar como un cuerpo de funcionarios públicos utilizan la brutalidad y la maldad para imponerse como reyes del mambo callejeros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s