Los grises nunca se fueron

Nada que decir. Las imágenes ya dañan lo suficiente para tener que aderezarlas con rabia literaria. No obstante, estas imágenes deben tener el más amplio recorrido, la denuncia y alerta de todos ante la degradación que está sufriendo nuestro sistema social y de Derecho cuando estas actitudes ocurren con habitualidad y quedan impunes.