Animales en la poltrona

En el Estado español nos levantamos y nos acostamos con historias sanguinarias en lo que respecta a la relación de sus ciudadanos con los animales. No es motivo de análisis el uso, porque eso es lo que realizamos, uso y disfrute, de ciertas especies para nuestra alimentación; el paso de los años, de los siglos, analizará esa relación de una u otra manera en función de como se vayan dando las circunstancias. Lo que entra en el terreno de la docencia y preparación básica de un ciudadano es el respeto igualitario con cualquier animal, ya sea en un contexto de compañía y convivencia familiar o ésta suceda en granjas y explotaciones ganaderas. Sea cual sea esa simbiosis, cualquier ser vivo debe ser tratado con respeto y civismo, porque si separamos nuestra relación con ellos en función de supuestas superioridades evolutivas, mal vamos. Hasta ayer, muchos hacían lo propio entre seres humanos; hasta hoy, se sigue consintiendo y practicando, a hurtadillas, pero es una realidad desoladora en muchos lugares del planeta.

Estamos en España, cerca y dentro de la vanguardia de los Estados que regulan y educan a su ciudadanía en lo que supone convivir en paz y armonía, en encuentro y afecto con nuestros compañeros de viaje. Aquí eso no sucede ni por asomo. Seguimos teniendo que soportar a los abyectos torturadores que, para su divertimento repulsivo, defienden sin pudor la utilización de animales en fiestas que consisten en tortura y se rematan con muerte agónica. Será por eso que nuestro Código Penal, hasta su reciente reforma, incluía sin rubor el maltrato a los animales en los delitos contra las cosas, porque como bien explicaría cualquier profesor en la materia, nuestra Ley orgánica está enfocada a los delitos contra la vida humana, y para de contar. El territorio nacional está jalonado de refugios en condiciones insalubres, gobernados en ocasiones por torturadores que gasean a quien deben cuidar y proteger cuando son un incordio, y les afecta el pulso y el nervio lo mismo que a sus congéneres de Mathausen. No hay exageración en tal comparación: aniquilar a un ser indefenso es lo mismo, sin raza, sexo, religión, condición ni especie. De lo contrario, nosotros pasamos de poder considerarnos ciudadanos a sustituirlos en el catálogo por bestias, pero en este caso auténticas.

La indecencia sonriente, busto en cara dura

Simone Righi vive en Cádiz y, durante un tiempo, no pudo mantener a lo que él mismo calificaba somo su familia: los perros Holly, Vito y Maggie, que convivían con él, hasta que tuvo que dejarlos en la perrera El Refugio (Puerto Real, Cadiz), la primera, en 2007, (como si se tratara de una excepción lo que resulta escándaloso hecho cotidiano) en ser judicialmente cerrada en España por aniquilar y exterminar masivamente animales con un paralizante muscular que provocaba no sólo la ya trágica muerte de un ser que no lo desea, sino un sufrimiento inmundo en los seres asesinados. En una manifestación de protesta por este hecho que, en cualquier sociedad avanzada, supondría la dimisión fulminante de los responsables públicos del lugar, Simone fue reducido brutalmente (hay constancia visual de lo sucedido) por las Fuerzas de protección de la clase dominante, es decir, la policía, acusado de intento de agresión a la alcaldesa de la localidad sureña, Teófila Martínez (de esto nos tememos que no hay constancia visual, como quedó registrado en sentencia judicial). Se le acusó de dicho delito, con agravante de atentado por encontrarse la regidora andaluza en el ejercicio de su cargo, solicitando una pena de cuatro años y medio de prisión. Ni hay, como reiteramos, tal constancia visual, ni la acusadora ha confirmado convincentemente que Simone fuera su agresor, si tal existió, ni los hechos denunciados coinciden con lo expuesto por testigos oculares (una periodista que acompañaba a Simone niega la agresión, pero no se le ha permitido declarar, parece ser). Asesinan a los tuyos y te quieren enchironar. El responsable máximo del asesinato te acusa sin pruebas pero te declaran culpable. Todo turbio, todo con olor a vómito sangriento, todo muy de un Estado que no puede avanzar, por mucho que recorte puntualmente listas de demanda de empleo, si no se respeta a si mismo. Si su dignidad se evapora cuando se enfrenta a lo que de verdad importa: existir y convivir con una estructura ética que haga que esta experiencia de vivir valga un poco la pena.

Adenda: Buceando en el hecho, repugnante hasta extremos insondables para cualquier ciudadano/a sensible, encontramos múltiples informaciones acerca de las indiscriminadas matanzas de gatos callejeros en la costa de la ciudad gaditana por parte del Ayuntamiento, así como imposiciones de sanciones a aquellas personas que los alimentan. No podemos incluir enlaces a dichas informaciones por la cantidad de web que se hacen eco de lo que viene ocurriendo miserablemente desde la corporación andaluza, presidida por la deshumanización hecha carne que aparece en la imagen de esta información, pero animamos a que realicen búsquedas sobre este asunto. No apto para seres humanos dignos y honestos.

Anuncios

Mesas de convergencia

En estos días un grupo de incívicos habitantes de la red han boicoteado la página web del profesor de economía Juan Torres López. Eso no ha sido óbice para que haya vuelto a colgar, con celeridad y compromiso, el llamamiento realizado por un grupo de ciudadanos para organizar la primera mesa de encuentro, más allá de adscripciones políticas concretas pero desde una obvia visión de izquierdas, y convergencia con el propósito de acercar puntos de encuentro, reflexionar y actuar ante lo que está ocurriendo en España.

El objetivo primordial es recordar, recordarnos, que la cierta comodidad o seguridad que mantenemos transita y se agota ante mensajes que nos conducen hacia sacrificios en pos de mantener una estructura económica y social destinada al enriquecimiento de sujetos abstractos, los mercados, y la perpetuación de un sistema injusto que recae sobre el sacrificio de los trabajadores.

Adjuntamos la carta convocatoria del colectivo al que, evidentemente, nos hemos sumado, así como el enlace al blog donde animamos a todos a formar parte de esta corriente de reflexión y acción:

Estimado amiga y estimada amigo;

Un grupo de personas preocupadas por la situación política y por las amenazas que se ciernen sobre sectores cada vez más amplios de la población sentimos la necesidad de tomar la iniciativa. Pensamos que ha llegado el momento de impulsar un proceso de acercamiento y convergencia de todos los sectores y sensibilidades de la izquierda para ir conformando una respuesta unitaria y eficaz a la situación que vive nuestro país de países.

Nuestra pretensión es muy abierta pero muy clara. Estamos convencidos de que es imprescindible promover la más amplia confluencia de fuerzas de la izquierda social y política frente a la ofensiva neoliberal que estamos sufriendo. Esta ofensiva probablemente no va a remitir en los próximos tiempos sino todo lo contrario.

Creemos que es necesario ir construyendo consensos para definir valores y políticas que permitan defender el bienestar colectivo, la justicia social, el desarrollo sostenible y las libertades democráticas en estos momentos críticos que estamos viviendo. Es sólo un comienzo pero un comienzo necesario para empezar a articular una contraofensiva al neoliberalismo dentro del actual panorama de la izquierda en nuestro país.

Para darle el primer impulso a este proceso, aprobar el programa mínimo antineoliberal y lanzar el proceso de conformación de mesas para la convergencia ciudadana en todo el Estado, hemos convocado una Asamblea el próximo día 19 de febrero a las 11.00 horas en el Auditorio Marcelino Camacho de Madrid, Calle Lope de Vega nº 40.

Somos conscientes de que una convocatoria de este tipo no es muy frecuente. Pero existe una posibilidad real, hasta ahora tenida por imposible, de que se produzca una regresión dramática de las conquistas sociales, democráticas y culturales de los últimos treinta años. Está en juego, además, la propia existencia de la izquierda como actor político relevante. Por ello confiamos en tu responsabilidad y en tu generosidad en unos momentos tan importantes como los que estamos viviendo.

Un saludo cordial

El grupo promotor de la iniciativa

Juan Torres López, Manolo Monereo, Ricardo García Zaldívar, Carlos Martínez García, Armando Fernández Steinko, Roberto Viciano, Carlos Ruiz Escudero

http://mesasdeconvergencia.wordpress.com/